Política de inversión

La Fundación cuenta con una política transparente de Inversión cuyos fundamentos consideran los criterios necesarios para ofrecer un adecuado equilibrio entre rentabilidad, seguridad y liquidez a las inversiones realizadas con los recursos líquidos de la Fundación.

En este contexto, la Política de Inversión es un instrumento que busca enmarcar la definición de la estrategia de inversiones de la Fundación dentro de ciertos parámetros de riesgo, así como cumplir las limitaciones y mejores prácticas existentes en este terreno para Fundaciones y entidades sin ánimo de lucro.

I. OBJETIVO DE INVERSIÓN

Incrementar el patrimonio y, fundamentalmente, preservar el capital invertido.

II. SELECCIÓN DE INVERSIONES Y GESTORES DE INVERSIÓN

Las inversiones se realizan a través de gestores patrimoniales o bancos de inversión, de acuerdo a los siguientes criterios
y exigencias:

  • Diversificación de gestores para generar competencia y comparabilidad
  • Máxima reputación e historial de éxito
  • Sin compromiso de permanencia
  • Mínimas tarifas y comisiones de gestión
  • Dinamismo a la hora de ajustar la cartera según las circunstancias del mercado
  • Experiencia en Fundaciones y endowments

A través de los gestores se ha diseñado la cartera de inversión, que se revisa periódicamente evaluando, como regla general, el aumento o reducción en la exposición de cada clase de activo de acuerdo a las expectativas de retorno de la inversión y su aporte al riesgo relativo.

III. ADMINISTRACIÓN DE LA CARTERA DE INVERSIÓN Y SUS RIESGOS

Se identifican en esta Política los riesgos asociados a las inversiones que se realizan con recursos de la Fundación en sus aspectos:

Gestión del riesgo de liquidez: Busca asegurar que, en todo momento, las inversiones contengan instrumentos líquidos suficientes como para satisfacer las necesidades de liquidez. La definición “Instrumentos Líquidos” considera criterios establecidos de liquidez de mercado, tanto los atribuidos a la propia liquidez del instrumento, como a las concentraciones que se mantienen en cartera. De esta manera, es importante para la medición tanto los bajos costos de transacción, como el tiempo esperado para deshacer la posición que se mantiene en cada producto de inversión siendo mayoritariamente D+2.
Gestión del riesgo de Mercado: A través de la medición de los diferentes indicadores de riesgo de Mercado relevantes (Beta, Volatilidad, VAR) se mide y controla el cumplimiento de límites de Tracking Error establecidos en la Política de Inversión de la Fundación.