"Entré a IE siendo una persona y salí convertida en una versión mejorada de mí misma, más fuerte, más perspicaz y perseverante. Ese “antes y después” marca un punto de inflexión que, sin duda, mejora tu vida para enriquecerla mucho más."

Carlota, España

Volver

Carlota Sánchez-Pego

Sobre mí

Siempre tuve claro que quería estudiar Derecho. Por ello, hace 5 años me gradué en Derecho Económico en la Universidad de Navarra. Durante la carrera, tuve dudas sobre si trabajar en un despacho o en el departamento jurídico de una empresa, pero lo que tenía claro era que la rama en la que quería centrarme era el Derecho Penal. Entonces, decidí hacer el Doble Máster en Abogacía y Asesoría Jurídica de Empresas (LL.M.) en IE para alcanzar esa vocación, y no pude más que reafirmarme en mi sueño. Hoy, tres años y medio después de terminar el máster, trabajo en el Departamento de Derecho Penal de una gran empresa cotizada.
QUIÉN

Carlota Sánchez-Pego, España

POSICIÓN

Alumna de Máster

¿Por qué elegiste hacer el Doble Máster en Abogacía en el IE?

Cuando acabas la carrera, se te abre un abanico de posibilidades infinitas y es muy probable que te sientas perdido: “¿Qué es lo mejor para mí?”, “¿Qué quiero hacer realmente?”. Ante tantas dudas, recuerdo que los responsables de carreras profesionales del IE vinieron a Pamplona a explicarnos en qué consistía el máster y uno de ellos dijo: “IE saca el talento que hay en ti”. Supe que era mi sitio.

 

¿Qué es lo que más te gustó del IE? ¿Qué es lo que más valoras?

Es imposible destacar una sola cosa, pero si tuviese que resumir lo que más valoro del IE, además de la profesionalidad y el rigor con el que se hacen las cosas, sería cómo se inculca en el alumnado el afán de superación, y no solo por el exigente sistema de evaluación, sino porque el valor que el IE tiene por bandera es el pensar más allá y aspirar siempre a la excelencia.

 

¿Cómo es la relación con los profesores?

Los profesores quieren que llegues lejos, y eso se nota desde el primer día de clase. Después de acabar, sigo manteniendo relación con muchos de ellos. Incluso me pongo en contacto con el especialista en esa materia cuando tengo alguna duda laboral. Siempre es un gusto coincidir con los que te dieron clase y que vean en lo que te estás convirtiendo. Les estoy muy agradecida. A todos

 

¿Qué te parece el método práctico del IE y el trabajo en equipo?

Es un método muy exigente que premia al trabajador y castiga al que no se esfuerza demasiado, pero al basarse en la campana de Gauss resulta competitivo y, en algunas ocasiones, frustrante. No obstante, el aprendizaje es continúo y a velocidades forzadas, y la total practicidad del máster es lo que le hace distinto y único.

 

¿El máster es muy adaptable a los alumnos? ¿Qué tal el paso por las optativas? ¿Te abrieron la mente a nuevas posibilidades?

Sin duda. Los últimos meses están dedicados a las asignaturas optativas. Hay muchísimas posibilidades y la gente adapta la oferta a sus necesidades. La oportunidad de ver materias tan diversas en dos meses, que van desde Derecho Cinematográfico hasta Private Equity, te ofrece una visión de 360 grados muy recomendable y enriquecedora de la abogacía.

 

¿Cómo es la carga de trabajo durante el máster?

El trabajo es constante y muy exigente, pero reúne los ingredientes perfectos para que no te permitas “bajar la guardia”. A pesar de que requiere mucho esfuerzo, es muy gratificante.

 

¿Podrías compartir con nosotros el momento más especial que has vivido en el IE?

Creo que el momento más especial es la graduación. Ver premiado el esfuerzo de tanto tiempo es una sensación muy enriquecedora. Además, compartir ese día con todos los amigos que has hecho es un recuerdo para toda la vida.

 

¿En qué te ha ayudado el paso por el IE a la adaptación al mundo laboral?

En todo. Tanto en la parte técnica, dándome las herramientas para resolver cuestiones jurídicas complicadas, como en la parte práctica del día a día de un despacho o de una empresa. Al final, el máster es una antesala del mundo real y los conocimientos adquiridos son perfectamente aplicables al ámbito laboral. Además, el máster es, sin duda, un gran trampolín para llegar a algunos sitios que de otro modo se antojan más complicados.

El IE te ayuda a “ir un paso más allá” y, sobre todo, te ayuda a pensar. Te estructura la cabeza y te crea la curiosidad de querer saber más, de no quedarte en la superficie. Con esos ingredientes, al acabar el máster, estás más que preparado para lo que te espera en el futuro.

 

¿Cómo resumirías tu paso por el IE?

Estudiar en IE es ser protagonista de una gran aventura. Es unir conocimiento, profesionalidad y corazón, creando una de las experiencias más enriquecedoras de tu vida. Tres años después de acabar, resulta difícil explicar la sensación que sientes cuando te encuentras a alguien que ha hecho el máster de IE y te entra ese “no-sé-qué” al pensar: “Tú has vivido lo mismo que yo”. Quizá mucha gente no entienda por qué son necesarias tantas horas de trabajo, o por qué resulta tan estresante querer siempre dar lo mejor de ti. Es probable que nadie comprenda cómo se pueden crear amistades eternas en un solo año de máster, pero hay un feeling muy especial entre la gente que ha estudiado en IE y que te acompaña toda la vida. Solo los que hemos tenido la suerte de disfrutar de ese regalo somos capaces de entender.

El IE no deja indiferente a nadie. Yo entré siendo una persona y salí convertida en una versión mejorada de mí misma, más fuerte, más perspicaz y perseverante. Ese “antes y después” marca un punto de inflexión que, sin duda, mejora tu vida para enriquecerla mucho más.

 

¿Qué pasa después del máster?

Cuando termina el máster, todo el mundo comienza su carrera profesional en grandes firmas o en empresas reconocidas. Yo empecé las prácticas en un despacho, para luego estar un año y medio en otro, y acabo de empezar en el departamento jurídico de una empresa, teniendo siempre claro mi objetivo: convertirme en una gran penalista.

Lo que queda después del IE son dos cosas: los conocimientos y la amistad.

Empieza el momento de tu vida en el que depende absolutamente de ti el éxito de tu carrera, pero sabes que estás bien preparado, que has adquirido unos conocimientos sólidos, que tienes el apoyo de tus profesores y que tienes cerca a tus “amigos del máster” para tomarte una caña y recordar anécdotas de IE toda la vida.

¿Quieres recibir más información sobre este programa?

Recibir información