"Lo mejor que me he llevado ha sido pasar de una mentalidad tradicional en el ejercicio del derecho a una forma de pensar que me lleva a la búsqueda constante de mejoras y oportunidades mediante la aplicación de la tecnología."

Daniel, Sudáfrica

Volver

Daniel Raath

Sobre mí

Nací y crecí en Johannesburgo, en Sudáfrica. Mis padres son abogados, por lo que en casa puede familiarizarme el mundo jurídico y con la lógica de los debates desde muy temprano. Después de terminar la universidad, estuve dos años viviendo en el Reino Unido antes de volver a Sudáfrica para hacer el grado en Derecho en la Universidad de Johannesburgo.
Ahora vivo con mi mujer y mi hija en Johannesburgo, donde soy socio de un bufete especializado en derecho mercantil en Sandton. Mi especialidad son los litigios civiles, la redacción mercantil y el asesoramiento jurídico en los ámbitos de derecho corporativo y mercantil. También soy graduado en Derecho por la Universidad de Witwatersrand, y estoy colegiado como procurador en Inglaterra y Gales.
Tengo especial interés en la convergencia entre el Derecho y la tecnología, concretamente en la capacidad de la tecnología para mejorar la eficiencia y la precisión con que se prestan los servicios jurídicos. Creo que la tecnología ha cobrado importancia como medio potencial para facilitar a un mayor número de personas el acceso a servicios jurídicos de alta calidad.
QUIÉN

Daniel Raath, Sudáfrica

POSICIÓN

Alumno de Máster

Programa realizado

Master in Legal Tech

¿Qué te impulsó a hacer un máster en Legaltech?

La tecnología y su potencial para mejorar rápidamente la vida de las personas a escala mundial es algo que me ha interesado siempre. Sin embargo, mis ganas de aprender fueron a más y por ello me matriculé en un programa que no solo se centra en la tecnología, sino que lo hace específicamente en la convergencia entre el derecho y la tecnología. En la práctica, mi objetivo era adquirir conocimientos que pudiese aplicar a la actividad jurídica que realizo diariamente y desarrollar nuevas ideas para la gestión de los servicios jurídicos. El máster en Legaltech cumplía todas las expectativas.

 

¿De qué manera te ha servido el máster en tu carrera profesional?

He empezado a implementar varias soluciones de tecnología jurídica en mi trabajo, como el uso de un sistema de descubrimiento electrónico en los casos en los que se puede aplicar (algo que es relativamente nuevo en Sudáfrica), la introducción de consultas electrónicas para los clientes y los abogados, así como el análisis de aplicaciones tecnológicas que puedan aumentar la eficiencia de nuestro flujo de trabajo cotidiano. También he impartido seminarios sobre legaltech a clientes del sector empresarial y he comenzado a estudiar las oportunidades de negocio en el sector jurídico utilizando plataformas tecnológicas, algo que puede ser especialmente útil en un país como Sudáfrica.

 

¿Qué te parecieron las experiencias en el campus de Madrid, Tel Aviv y Silicon Valley? ¿Cuál te gustó más? ¿Por qué?

Las experiencias en el campus fueron lo mejor del curso. En primer lugar, fueron una oportunidad ideal para aprender y crear vínculos con los compañeros, todos ellos abogados con mucha experiencia y personas maravillosas. Por otra parte, me pareció increíble poder empaparme del ambiente de los tres lugares que visitamos. Madrid es una ciudad cosmopolita impregnada de historia y arte, Silicon Valley (y en particular la Universidad de Stanford) es una fuente de inspiración para la innovación y el pensamiento vanguardista, y Tel Aviv tiene un ritmo y una energía que son difíciles de describir. Por último, el hecho de poder alejarme por completo de mi rutina y centrarme solo en legaltech y la innovación durante largos periodos fue algo que me resultó muy valioso. Para muchos de nosotros, las clases en el campus constituyeron una oportunidad para adquirir perspectiva y desarrollar el pensamiento innovador sin las distracciones habituales que se dan en un día de trabajo.

La temporada que estuve viviendo en Tel Aviv fue mi favorita. Es una ciudad única para explorar, y me sorprendió el constante enfoque en la innovación y el impulso creativo de las tecnologías líderes mundiales que impregna el sector jurídico de la ciudad.

 

¿Nos puedes contar algo más sobre tu experiencia a la hora de participar en los retos del master?

En mi opinión, los desafíos fueron una manera inteligente y práctica de hacer que los abogados trabajaran con la tecnología a un nivel práctico. Muchos abogados consideran que la tecnología es una ciencia impenetrable que podemos utilizar, pero que rara vez comprendemos. Los retos, en particular la construcción de un chatbot con Santander, el desarrollo de algoritmos de aprendizaje automático con Google y la codificación de contratos inteligentes a nivel básico, nos permitieron desvelar los misterios de la tecnología. Estos ejercicios nos resultaron de gran ayuda a la hora de entender los cimientos de la tecnología de una forma práctica.

 

¿Cómo ha sido la experiencia de hacer un máster con un formato que combina el aprendizaje online y presencial?

Bajo mi punto de vista ha sido fantástico. Disfrutamos de clases presenciales y pudimos interactuar a fondo con nuestros profesores y compañeros durante las sesiones en el campus, así como tener la posibilidad de continuar nuestros estudios sin interrupción en un formato online durante el resto del año.

El formato semipresencial está pensado para aquellos que no pueden tomarse un año sabático en su carrera profesional, por lo que gracias a este método tienen la oportunidad de seguir participando en el programa. En el caso de nuestros compañeros, esta metodología sirvió para atraer a un grupo de abogados con mayor experiencia, lo que contribuyó a la calidad del programa en general.

 

¿Cómo describirías tu experiencia en IE?

Para mí ha sido una experiencia de valor incalculable. Algo que me pareció realmente atractivo fue que, dado que IE Law School e IE Business School están muy integradas, no solo se estudian cuestiones jurídicas, sino que se desarrolla una perspectiva interdisciplinaria. A lo largo del curso, hubo un énfasis continuo en el pensamiento innovador y en la visión empresarial, así como en el uso de la tecnología para buscar oportunidades en el sector jurídico. En otras palabras, pudimos aprovechar las ventajas de aplicar una mentalidad de escuela de negocios al campo del derecho.

 

¿Qué es lo mejor que te llevas de tu paso por IE Law School?

En mi caso, lo mejor que me he llevado ha sido pasar de una mentalidad tradicional en el ejercicio del derecho a una forma de pensar que me lleva a la búsqueda constante de mejoras y oportunidades mediante la aplicación de la tecnología. El legaltech está lleno de soluciones nuevas y fascinantes, y todavía estamos en la parte inferior de la curva. Si estamos dispuestos a aprovecharlas, tenemos por delante un mundo de oportunidades.

¿Quieres recibir más información sobre este programa?

Recibir información