“La cualidad más importante para tener éxito es la pasión por el trabajo“.

Giulio, Italia

Volver

Giulio Palermo

Sobre mí

Nací y me crie en Italia, donde completé mis estudios. Después de que un grave accidente me impidiese realizar los viajes que había planeado al acabar la carrera, encontré trabajo en una firma de abogados en Roma, donde me enamoré del mundo de los juicios y los litigios. Pero seguía decidido a vivir y trabajar en el extranjero, y decidí pasar al arbitraje internacional.

Estudié el LL.M. in International Legal Practice de IE Law School, y ahora voy a ser profesor de un curso de arbitraje deportivo en el Master of Laws (LL.M.). Mi objetivo es que los estudiantes comprendan en profundidad lo que supone trabajar en este campo, y espero que sirva para que se animen a trabajar en el ámbito del arbitraje.
QUIÉN

Giulio Palermo, Italia

POSICIÓN

Profesor en IE Law School

¿Cuáles eran tus planes iniciales cuando te iniciaste en el derecho?

Cuando empecé a estudiar derecho, tenía bastante claro que no quería acabar trabajando como abogado. En aquel entonces, mi objetivo principal era vivir y trabajar en tantos países como me fuese posible. Tenía pensado trabajar en una organización internacional.

 

¿Por qué decidiste especializarte en arbitraje internacional? ¿Has dudado alguna vez de tu decisión?

Al acabar derecho, decidí tomarme un año sabático para viajar. Pero tuve un accidente un día antes de mi viaje, lo que me obligó a estar hospitalizado durante un mes. Así que empecé a enviar currículums y encontré mi primer trabajo en una firma de abogados de Roma. A la semana de empezar a trabajar, me di cuenta de que me encantaba la abogacía, y de que estudiar y practicar el derecho son dos actividades completamente diferentes. Sin embargo, practicar la abogacía era incompatible con mi ambición de vivir y trabajar en el extranjero.

Entonces descubrí que la rama del arbitraje internacional podría combinar mis dos pasiones: defender casos y viajar por el mundo. Me dijeron que era difícil entrar en el sector, pero la ambición me empujó a intentarlo. Además, no tenía mucho que perder: vengo de una familia de cirujanos y todos ellos, mi padre, mi madre y mis abuelos, estaban molestos conmigo porque nunca había querido continuar con la tradición familiar.

 

Tienes experiencia en derecho comparado e internacional, ya que has trabajado como abogado en diferentes jurisdicciones. ¿Hasta qué punto es importante entender el derecho desde una perspectiva comparada en el mundo de hoy?

Creo que este enfoque es esencial ya que, en la mayoría de los casos, la disputa subyacente en arbitraje está relacionada con hechos que han tenido lugar en dos jurisdicciones o países, como mínimo. Eso supone que para poder entender la postura de las partes, sea necesario conocer la percepción que estas tienen de sus casos y obligaciones.

A pesar de la incertidumbre actual, el futuro del arbitraje es muy prometedor. Cada vez es más evidente que es la mejor forma de solucionar disputas relacionadas con la economía globalizada.

 

¿Qué es lo que mas te satisface de tu profesión?

Resolver los problemas de mis clientes, encontrar soluciones simples a cuestiones complejas y trabajar en equipo con gente apasionada.

 

El año que viene serás profesor. ¿Nos puedes contar cuáles son tus expectativas como docente de IE Law School? ¿Qué vas a enseñar?

Voy a impartir un curso sobre arbitraje deportivo que forma parte del módulo de arbitraje dirigido por Marco De Benito. El principal objetivo del curso es enseñar a los estudiantes los aspectos más prácticos y especializadas de la materia, para que puedan entender lo que se siente cuando se trabaja en este campo. En lo que respecta a mis expectativas, me sentiré muy satisfecho si alguno de mis alumnos decide animarse a trabajar en este campo.

 

¿Hasta qué punto te han servido tus estudios en IE University para destacar en tu profesión?

El Master in International Legal Practice de 2009/2010 fue un curso extremadamente práctico para abogados principiantes interesados en conocer cómo se trabaja en un despacho de derecho empresarial internacional. El curso estaba más orientado al derecho corporativo que a la resolución de conflictos, que es mi ámbito de especialización. Pero lo encontré muy instructivo por dos razones. Primero, porque me dio un conocimiento de primera mano de las cuestiones corporativas, algo que desde entonces he aplicado a menudo en el campo de la resolución de disputas. Y segundo, porque el profesor del curso de arbitraje internacional, que era el único módulo del curso que estaba relacionado con la resolución de disputas, me dio la oportunidad de entrar en su firma después de graduarme.

 

¿Qué le recomendarías a los estudiantes que quieran especializarse en arbitraje?

Sobre todo, les recomendaría que se esforzaran en sus técnicas de redacción, especialmente en inglés. También les recomendaría que fueran pacientes, porque la carrera de arbitraje es una maratón. Aunque el trabajo duro y la integridad acaban dando fruto. Además, es importante que no se obsesionen con encontrar un despacho de prestigio para su primer trabajo. Lo importante es que trabajen con alguien que les dé la oportunidad de crecer, de convertirse en un excelente profesional y de destacar en la industria para cuando llegue el momento adecuado. El sector es muy competitivo, así que lo más importante a largo plazo es la calidad del trabajo y su publicación.

 

¿Cómo se presenta el futuro del arbitraje? ¿Cómo afectan la tecnología y la globalización a la práctica del arbitraje y qué habilidades son necesarias para tener éxito?

Creo que el futuro del arbitraje es muy prometedor a pesar de la incertidumbre del momento. La industria del arbitraje ha sido capaz de adaptarse y afrontar los imprevistos causados por la pandemia inmediatamente. La gran mayoría de las vistas de arbitraje, reuniones con clientes, seminarios, conferencias, etc. no se cancelaron, sino que pasaron a realizarse de forma virtual. Conozco muy pocos casos de arbitraje que hayan sido pospuestos por la pandemia, pero la mayoría de los procedimientos ante juzgados nacionales se han visto afectados por retrasos sustanciales, algo que sigue ocurriendo. Dada la capacidad de adaptación de la comunidad de arbitraje a esas circunstancias, así como la experiencia corporativa y multicultural de sus profesionales, cada vez es más evidente que el arbitraje es la mejor forma de solucionar disputas relacionadas con la economía globalizada. Esto quiere decir que tanto las competencias informáticas como la capacidad de trabajar en diferentes lenguas son habilidades necesarias para el éxito en este campo. Sin embargo, creo que la cualidad más importante para tener éxito es la pasión por el trabajo.

 

¿Qué es lo que más te gusta hacer en tu tiempo libre?

Pasar tiempo con mi familia y amigos, la pesca submarina y leer.

Da el próximo paso en tu educación legal.

CONOCE MÁS AQUÍ