"La estrategia, la planificación y la mejora de protocolos de trabajo ahora forman parte de mi mentalidad profesional."

Josip , Croacia

Executive LL.M.

Volver

Josip Konjevod

Sobre mí

Tras estudiar un máster en derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zagreb en 2007, empecé a trabajar como abogado asociado en un despacho. Después de los tres años obligatorios de práctica como asociado jurídico, aprobé el examen de acceso a la abogacía, fui admitido en el colegio de abogados en 2010 y fundé un pequeño despacho con mi compañero Tomislav Valicevic.
He estado ejerciendo desde entonces y, durante este periodo, he establecido un acuerdo de colaboración con un despacho de abogados vienés especializado en derecho corporativo. Dejar mi trabajo y crear un despacho privado supuso una transformación total; dejé de ser un empleado para convertirme en un emprendedor, un papel que obviamente no estaba preparado para asumir. Los comienzos fueron todo un reto, el “examen” más difícil al que me sometido. Más adelante, todavía inmerso en una búsqueda constante de nuevos retos, decidí estudiar un programa internacional en una universidad extranjera de prestigio. Mi experiencia en Madrid y Chicago supuso mucho más que obtener una titulación y avanzar en mi carrera profesional: me permitió hacer realidad un sueño. Que hayamos llegado hasta aquí demuestra que nuestro despacho va por el buen camino, y esto se traduce en un éxito para todo mi equipo.
QUIÉN

Josip Konjevod, Croacia

POSICIÓN

Alumno de Máster

Programa realizado

Executive LL.M.

¿Por qué decidiste estudiar el Executive LL.M. en IE?

A pesar de tener 12 años de experiencia profesional en el sector jurídico, sentía que carecía de las habilidades necesarias para llevar mi negocio al siguiente nivel.

Mis estudios de derecho me prepararon para ejercer la profesión, pero ese es solo uno de los aspectos que conforma la gestión de un negocio de éxito. La mayor parte del tiempo, aprendía a base de equivocarme, ya que no contaba con conocimientos significativos en finanzas, marketing, organización, estrategia o, lo más importante, en gestión de equipos. Sentía que me quedaba atrás y que necesitaba más formación para ser competitivo en el dinámico mercado jurídico.

Lo que me motivó a matricularme en el LL.M. de IE fue mi deseo de mejorar y expandir mi visión más allá de los conceptos puramente jurídicos, así como de lograr comprender mejor y desarrollar una perspectiva de negocio ante el ámbito jurídico. A veces, el derecho y los negocios discrepan, por lo que ampliar mis conocimientos sobre los fundamentos empresariales me permitirá participar en decisiones estratégicas clave y aconsejar a mis clientes. Mi objetivo también es diversificar mi perfil y hacerlo más polifacético. Gracias a este programa, no solo puedo analizar mis decisiones desde una perspectiva jurídica, sino también desde un punto de vista comercial y estratégico, con el fin de contribuir a una eficiencia y crecimiento óptimos del negocio.

¿Cuál ha sido el proyecto más importante de tu carrera?

El proyecto más importante de mi carrera profesional fue fundar mi propio despacho de abogados a los 26 años. Empezar desde cero, sin clientes y sin patrimonio, ha sido la mejor lección de vida que he podido recibir. Aprendí a través de la experiencia lo versátil y polifacético que debes ser para conseguir clientes, hacer crecer tu negocio, permanecer en el mercado y, sobre todo, saber reconocer y mantener a empleados con talento para que la empresa se estructure en torno a ellos.

¿Qué destacarías de tu experiencia, tanto a nivel profesional como personal, en IE Law School? ¿Alguna anécdota que quieras compartir?

IE Law School es una experiencia realmente valiosa, tanto profesional como personalmente. Las personas que conocí y las amistades que entablé son un tesoro que me llevo conmigo a casa. La escuela desempeñó un papel muy importante en este sentido, ya que selecciona cuidadosamente a alumnos con bagajes distintos, pero que aun así comparten los mismos valores.

¿Qué fue lo más valioso que aprendiste en el máster y que aplicas hoy a tu vida profesional?

La lección más valiosa que he aprendido en este programa es que la ley de disminución del rendimiento no es aplicable a la educación y a la inversión en relaciones personales. Este programa exige un gran compromiso, tanto económicamente como en el tiempo que se debe invertir, pero los beneficios y el crecimiento personal que experimentas compensan todos los costes con un amplio margen. Cuanto más inviertes, más obtienes, por lo que nunca debes dejar de aprender y de perseguir nuevas metas. Tal vez esta sea una afirmación atrevida, pero diría que formar parte del programa supuso un punto de inflexión en mi carrera.

¿Cuáles fueron tus aprendizajes más importantes de tu experiencia en la Northwestern Pritzker School of Law?

La metodología docente estadounidense, en la que los profesores se involucran plenamente en el proceso de aprendizaje y usan un gran número de ejemplos prácticos basados en opiniones de jueces, fue un giro significativo frente a la estricta metodología europea ex cathedra. La rama judicial en Estados Unidos aborda los problemas y las cuestiones sociales de una manera mucho más rápida y con una comprensión más profunda de este mundo altamente cambiante. Los estatutos y las leyes de Estados Unidos son meras pautas para los jueces, quienes toman sus decisiones haciendo hincapié en el libre mercado y en la libertad de los individuos.

¿Qué aprendiste de la experiencia en la Northwestern?

Estudiar mediante el método del caso precisa de una gran comprensión del problema. Esta metodología obliga a los estudiantes a identificar la causa, a entender totalmente los hechos que rodean el caso y a comprender las leyes y las consecuencias derivadas de las actuaciones que dieron lugar al mismo, así como a la respuesta judicial que merece. Por tanto, aprendí cómo abordar un caso o problemática desde diferentes ángulos, usando argumentos jurídicos y económicos y centrándome en la resolución del problema más que en conocer la ley al dedillo.

¿Qué habilidades y conocimientos has adquirido gracias al máster?

La estrategia, la planificación y la mejora de protocolos de trabajo ahora forman parte de mi mentalidad profesional. Además, ahora sé reconocer oportunidades de negocio en áreas prácticas que desconocía totalmente antes de empezar el programa. Asimismo, el foco de mi trabajo en el día a día ha dejado de ser operativo y restringirse al trabajo puramente jurídico para centrarse en desarrollar trayectorias de negocio, reconocer lo que el mercado puede necesitar en el futuro y asegurarme de que seguimos las tendencias del mismo. De alguna manera, terminar este máster es para mí un nuevo comienzo, y tengo un largo camino por delante. Estoy tratando de delegar más trabajo en mis abogados asociados y de compartir lo aprendido para que ellos también puedan crecer y ver que tienen futuro en nuestro despacho.

¿Qué oportunidades surgieron durante tu paso por IE Law School y a qué te dedicas actualmente?

En el tiempo que pasé en IE Law School, di comienzo a varios proyectos con los compañeros que conocí en Chicago y en Madrid. El diverso bagaje de mis compañeros dio lugar a oportunidades de negocio en regiones que me era imposible imaginar antes de unirme al programa. Debido a las limitaciones nacionales de la profesión jurídica, mi trabajo se limitaba en gran parte a la jurisdicción de mi país y a la de la región a la que pertenece. Ahora cuento con una exposición mucho más internacional.

¿Cuáles son tus planes después del máster?

Mis planes a medio plazo después de terminar el máster son ampliar mi negocio y quizá expandirlo al mercado regional. Además, quiero dejar una puerta abierta a la posibilidad de estudiar más adelante otro programa de formación en IE.

¿Quieres recibir más información sobre este programa?

Recibir información