“El Derecho Fiscal resulta en ocasiones complejo y desconcertante… pero lo es tanto para un alumno de la Universidad como para un experto en la materia. Pensemos, por ejemplo, en el reciente “Caso Apple” o en el tratamiento de las “amnistías fiscales”…”

Luis, España

Volver

Luis Leis

About me

Luis Leis, Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y Master en Asesoría Jurídica de Empresas (1991) por IE Law School, de la que es profesor, es además socio director de GV LEGALCONTROL, despacho dedicado principalmente a temas fiscales y mercantiles. Elegido mejor profesor en varias ocasiones, imparte actualmente la asignatura de Derecho Financiero y Tributario en la IE University, y diversas disciplinas de Fiscalidad en la IE Law School y en la IE Business School.

“Cuando comento que llevo unos 30 años dando clase en el IE, siempre surge la misma pregunta es: pero tú, ¿cuántos años tienes?”, dice Luis, quien en esta entrevista defiende que el COVID-19 y la situación actual han provocado un empuje muy positivo para la enseñanza virtual, que ha dejado de verse como una modalidad de menor calidad para convertirse en el sistema formativo del futuro.
QUIÉN

Luis Leis, España

POSICIÓN

Profesor de IE Law School

¿Cómo les enseña a sus estudiantes a través de una metodología de derecho comparado?

La metodología en sí es muy sencilla y fácilmente entendible: tener una visión amplia de lo que ocurre en otros países/lugares, supone una gran ventaja competitiva para nuestro propio conocimiento.

Lo mismo que sucede con otros temas, muy diversos: las restricciones al tráfico en las ciudades, una serie de televisión… o un protocolo contra el Coronavirus…  La mayoría de los problemas y necesidades son comunes a toda la Humanidad, y el Derecho no es una excepción.

Es eficaz (cada vez más) analizar las situaciones y regulaciones de otros países para conocer mejor la nuestra, la evolución previsible, las alternativas existentes. Cómo se regula la eutanasia –por ejemplo-  en Holanda, Italia o Canadá, nos puede ayudar mucho en el análisis de nuestra regulación al respecto. En Derecho Fiscal (los diversos tipos de gravamen, la existencia de unos impuestos u otros…), todavía es más obvio que esa metodología es eficaz.

 

¿Cuáles son las mejores cosas que obtienes de la relación con tus alumnos?

Conocer sus aptitudes y actitudes me ayuda a reforzar mi confianza en su generación, lo cual resulta muy reconfortante también para mi propio futuro. Y-sobre todo- me gusta dar clases, la relación con los alumnos me satisface, es una sensación agradable en sí misma… como una buena relación familiar o una amistad duradera.

 

¿Qué se aprende de la enseñanza que se suma a la práctica legal profesional?

Lo primero -es obvio- te obliga a estar al día en novedades, normativa, jurisprudencia… en todas las cuestiones técnicas de tu asignatura.

Pero también hay alumnos que te explican (o consultan) un supuesto similar a otro que tenemos en el despacho… Y además está el “networking” y el conocimiento de temas o mercados con los que no tendríamos contacto de otro modo.

Un ejemplo concreto: tengo cierta relación con Honduras (profesional y académica), y ello es debido –originariamente- a un alumno, Juan José, que me invitó a dar unos cursos en Tegucigalpa.

 

¿Cuáles son los desafíos fiscales emergentes que plantea la economía digital? Y, al revés: ¿cómo está encontrando la tecnología (IA, por ejemplo) soluciones para resolver mejor los problemas fiscales? ¿Encuentra nuevas generaciones de abogados interesados en la intersección de impuestos y tecnología?

Se dice que la tarea del asesor fiscal podría llegar a sustituirse por programas informáticos y herramientas tecnológicas. Y eso, bien entendido, puede darnos idea de la importancia actual de la tecnología en nuestra profesión.

No solo existe un sector de la abogacía (“LegalTech”) que se centra en ese campo, sino que la propia Inspección de Hacienda y todos los programas de Compliance evolucionan en ese sentido: no se trata de un “sector digital” en el asesoramiento fiscal, sino de la Digitalización del sector.

Es decir: no hay una Economía Digital, sino una Digitalización de la Economía. Y eso se ha entendido también en el sector tributario, tanto BEPS como PILAR UNO y PILAR DOS, asumen esa realidad; y todos los abogado de las nuevas generaciones son muy conscientes de ello.

 

¿Qué es lo que más te gusta de enseñar? ¿Y qué has aprendido sobre la enseñanza virtualmente?

Como he dicho, la enseñanza -y la relación con los alumnos- es una actividad que me encanta. Obviamente enseñar en el IE ayuda a ello: supone el estar en la elite de nuestro sistema en muchos sentidos. Suelo decir a los alumnos que seguramente estén dentro del 1% con mejor situación (globalmente considerada) de la población; eso debemos valorarlo y aprovecharlo.

Y esto tiene que ver con la segunda parte de la pregunta (la enseñanza virtual): en nuestro caso, la nueva forma de enseñanza ha supuesto un gran avance en muchos aspectos. Nuevamente el IE ha demostrado ser una institución visionaria en la formación de profesionales y ejecutivos: la enseñanza “a distancia” deja de pertenecer a  una categoría inferior y abre un mundo de posibilidades que garantiza una formación de calidad en cualesquiera circunstancias. Esa es, en esencia, la idea sobre la que pivota el “liquid learning”, el nuevo sistema que el IE está instaurando.

Da el próximo paso en tu educación legal.

CONOCE MÁS AQUÍ