Mantén cerca a tus amigos, pero más aún a los miembros de tu familia en la empresa

Mantén cerca a tus amigos, pero más aún a los miembros de tu familia en la empresa
Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Share on LinkedIn

Las empresas de gestión familiar ya tienen suficientes conflictos de por sí. Pero, cuando se trata de conflictos de intereses en estas empresas, hay tres tipos de problemas que pueden causar estragos: “problemas familiares, problemas empresariales y problemas relacionados con la propiedad”. ¿Cómo evitar conflictos que pudieran afectar la productividad? Implementando mecanismos que mantengan a raya a los miembros de la familia que trabajan para la empresa, pero que no tengan efectos negativos sobre los que no pertenecen a ella.

En la oficina

No tengas gente en nómina sólo porque son familiares

La empresa no puede ser un medio para que los miembros de la familia se ganen el sueldo si no trabajan o no cuentan con las habilidades necesarias para añadir valor a la estrategia global. Todos los miembros de la familia que se unan a la empresa deberían tener un cargo, responsabilidades designadas, y una remuneración justa. Dejando las cosas claras desde el principio se pueden evitar muchos conflictos.

Fomenta una cultura meritocrática en la organización

El hecho de ser miembro de la familia no significa que no debas someterte a evaluaciones de rendimiento. Aunque trabajar para una organización de gestión familiar tiene muchas ventajas, siempre existe el riesgo de que los trabajadores que no pertenecen a la familia reciban un tratamiento especial. Todos los empleados deben ser tratados con ecuanimidad, sin importar que exista una relación familiar directa o indirecta. Los ascensos y las bonificaciones, por ello, deben concederse según los méritos personales, ya que, de no ser así, podría mermarse la moral de los que no pertenecen a la familia.

No ocultes el hecho de que los miembros de la familia trabajan para ti: comunícate con claridad

Siempre es buena idea mejorar la comunicación sin importar el tipo de empresa en la que estés. Cuando se trata de empresas de gestión familiar, los trabajadores que no pertenecen a la misma deberían ser conscientes desde el primer día de que hay miembros de la familia trabajando en ella. De esta manera no habrá secretos y la comunicación entre los empleados, sean familia o no, discurrirá siempre en las dos direcciones. Hay maneras de mejorar la comunicación entre los miembros de la familia con el resto de los empleados, por ejemplo, organizando actividades de empresa fuera del ámbito del trabajo o fomentando entre los familiares la asistencia a eventos sectoriales.

Mantén una actitud profesional y separa la familia de los negocios

A la hora de relacionarte con los miembros de tu familia, mantén la separación entre la vida laboral y la vida familiar. Esta separación supone que los miembros de la familia no deberían hacer horas extra fuera de la oficina ni tampoco poder disponer de los recursos de la empresa para sus propios fines. ¿Necesitas ayuda para instalar el despacho de tu casa? No es una buena idea pedirle a un empleado del departamento de informática que acuda a tu casa.

Tres tipos de órganos de gobierno familiares

Asambleas familiares

Las asambleas familiares son reuniones, a menudo anuales, en las que los adultos de la familia se reúnen para compartir información sobre la empresa, discutir decisiones claves y poner al día a los miembros de la familia que no participan activamente en la misma de los cambios en el panorama empresarial.

Consejos familiares

Los consejos familiares son estructuras muy adecuadas para familias empresarias con más de 15 miembros. Generalmente están formados por “miembros que pueden ser propietarios, pero no empleados de la empresa. Se reúnen mensual, trimestral o anualmente para planificar la estrategia de la empresa para el futuro, en períodos de planificación que se extienden entre uno y diez años”. Pueden ayudar a establecer objetivos individuales para los miembros de la familia, la familia entera y para la empresa, e involucrarse aquí en temas como la gestión, la dirección estratégica a largo plazo o la implicación de la familia.

Constitución de la familia

Este es otro de los pilares del gobierno de la familia. ¿En qué consiste este documento? Según John A. Davis, de Harvard Business School, “una constitución familiar articula la visión que la familia tiene de sí misma y de la empresa, sus valores fundamentales y las políticas y directrices que mantienen la disciplina familiar”.

 

¿Qué puede aparecer en este acuerdo? Davis afirma en su artículo que en una constitución familiar se pueden incluir políticas relacionadas con el desarrollo de la carrera profesional, remuneraciones, condiciones laborales para las generaciones futuras, un plan de sucesión, los pagos de dividendos y otras cuestiones relativas a la propiedad de la empresa (sigue leyendo el artículo de Davis si quieres saber por qué es importante establecer un plan de sucesión).

 

Recuerda, no obstante, que no hay nada inamovible hasta que el consejo de administración lo haya firmado

Davis destaca que muchas de las decisiones que pueden tomar estos tres órganos de gobierno familiar, excepto las que se refieren a la propiedad, siguen siendo política de empresa, por lo cual, como tal, su aprobación ha de pasar por el consejo de administración antes de entrar en vigor. Cada uno de estos organismos debe aprobar las políticas creadas por el otro. ¿Cómo funciona esta relación? Si una empresa cuenta tanto con un consejo familiar como con una asamblea familiar, la asamblea familiar debería firmar las políticas de empresa que se hayan acordado en las reuniones del consejo de familia.

Códigos de conducta de la familia

 

Christine Blondel, asesora senior de KPMG Family Business Centre for Excellence, socia fundadora de FamilyGovernance y profesora de la INSEAD, recomienda encarecidamente la aplicación de un código de conducta familiar. ¿Por qué? Porque, así, no sólo se establecen las competencias de los miembros de la familia dentro de la empresa, sino que, además, también es necesario que la familia establezca aquellos valores que deben ser respetados por todos los familiares que trabajan para la empresa.

 

Sin embargo, no se trata sólo de elaborar un documento que detalle las reglas que deben respetar todos los familiares; Blondel también recomienda que las empresas exijan a todos los miembros de la familia que lo firmen antes de entrar en la empresa, y que esto aparezca como condición indispensable en los estatutos. Una vez que se formalizan tales valores, estos se transforman en las conductas que son necesarias inculcar en toda la empresa.

¿Qué deberías de tener en cuenta a la hora de crear un código de conducta? En primer lugar, tener claro qué es lo que quieres conseguir con dicho código de conducta para los miembros de la familia, tanto dentro como fuera de la empresa. En segundo lugar, determinar a quién se dirige el código de conducta: aunque lo normal es que se dirija en primera línea a los miembros de la familia, su aplicación puede extenderse a todos los empleados. Y, por último, deben acordarse las responsabilidades que deberán asumir quienes violen el código: de no haber consecuencias establecidas, los obligados por el código de conducta, probablemente, no seguirán sus reglas.

 

¿Preparado para adquirir herramientas, además de las del gobierno de las empresas familiares?

El HiOP de Familias Empresarias: cómo crear valor a lo largo de generaciones puede ayudarte a cumplir con tus objetivos. Para obtener más información, haz clic aquí para descargar nuestro folleto informativo. O, si estás preparado para participar en nuestra próxima edición, empieza a rellenar tu solicitud.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookGoogle+Share on LinkedIn