El nuevo resurgir de África

El nuevo resurgir de Africa

A menudo, las crisis son la palanca que impulsa un cambio necesario. La coyuntura internacional surgida como consecuencia de la pandemia de coronavirus dibuja un nuevo escenario global en el que aparecen nuevos desafíos que afrontar y que hasta ahora no se habían abordado con firmeza. Esto también abre nuevas oportunidades para continentes como África, que, en medio de esta crisis global, está tomando medidas que no solo contribuyen a minimizar su impacto, sino a salir más reforzada. Sobre todo ello conversan en este ‘podcast’ Gayle Allard, profesora de Economía en IE Business School, y Fadel Jaoui, Chief Research Economist del Banco Africano de Desarrollo. Este es el primer capítulo de ‘Apuntes sobre un continente’, una nueva serie de ‘podcasts’ lanzada por el IE Africa Center e IE Insights. ‘Apuntes sobre un continente’ es una serie multimedia que reúne a las voces africanas más influyentes para hablar sobre temas de impacto global.

Transcription

Felicia Appenteng: Desde el IE Africa Center, esto es ‘Apuntes sobre un continente’. Soy Felicia Appenteng. En ‘Apuntes sobre un continente’ queremos acercarte historias sobre el lugar y las personas que configuran el mundo en el que vivimos y están defendiendo nuestro futuro. Bienvenidos a África. En nuestro primer episodio, hemos pedido a dos economistas, nuestra colega, la Dra. Gayle Allard, y el Dr. Fadel Jaoui, que ofrezcan una visión panorámica de un continente en medio de una crisis global. Cuando hablamos de un lugar que incluye 54 países, aproximadamente 2.000 idiomas y una superficie del tamaño de Canadá, Estados Unidos y China conjuntamente, es tentador dejarse llevar por exageraciones. Pedimos a Gayle y Fadel que se unieran a nosotros hoy porque aceptan la incomodidad que conlleva la complejidad. Hay mucho sobre lo que preocuparse y con lo que entusiasmarse. Esta es una conversación que aborda dos de las preguntas más importantes hoy en día: ¿cómo hemos llegado hasta aquí y cuál es el camino que debemos seguir? ¡Comencemos!

 

Gayle Allard: Fadel, gracias por estar con nosotros esta mañana. Te considero la máxima autoridad en el panorama económico africano, en el Banco Africano de Desarrollo. Has pasado la mayor parte de los últimos días tratando de pronosticar lo que sucederá en África debido al COVID.

Fadel Jaoui: Todo un equipo.

Gayle Allard: Me gustaría presentar al Dr. Fadel Jaoui. Es economista y un apasionado del tema del desarrollo del sector privado, la innovación, el emprendimiento, la innovación sostenible…, así que estamos muy interesados en aprovechar el tiempo con él. Es economista del Banco Africano de Desarrollo, donde está coordinando la perspectiva económica africana en este momento, tratando de averiguar hacia dónde se dirige el mundo. También ha estado en el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional, después de una temporada en Goldman Sachs, en Londres. Es doctorado en Economía por la Universidad de Oxford y también tiene un máster de la Universidad de Columbia y una licenciatura de la London School of Economics. Por tanto, es difícil pensar en una persona mejor cualificada para contarnos qué piensa sobre la crisis del COVID-19 y cómo está afectando a África. Solo para contextualizar, sabemos que los números cambian continuamente, pero hay 4,8 millones de casos en el mundo, 317.000 fallecidos. Soy de Estados Unidos, donde hay 91.000 fallecidos, y vivo en España, que tiene 28.000 fallecidos. Todos estamos debatiendo sobre las respuestas a la crisis, mientras que, si miramos a África, vemos que, a pesar de que 52 países parecen estar afectados, solo hay unos 27.000 casos. Al repasar los países uno por uno, vi solo dos países en los que las tasas se triplicaban: Marruecos y Sudáfrica. Todos los demás países tenían uno o dos dígitos en cuanto al número de muertes. Mi pregunta, Fadel, es ¿cuál es la situación en África? ¿Lo peor está por venir? ¿Esperamos unas semanas y hablamos o crees que han esquivado la bala? ¿Y puede la respuesta de África describir la crisis del COVID-19?

Fadel Jaoui: Antes de nada, gracias por invitarme, por tu tiempo y por esta presentación. Son temas muy buenos, así que comencemos por el principio. Ayer verifiqué los números y los casos habían aumentado hasta los 80.000 afectados.

Gayle Allard: Eso es un gran aumento.

Fadel Jaoui: Han aumentado relativamente rápido y hasta el momento hay 2.700 muertes. Aun así, en toda África, en términos de números ahora, son más o menos equivalentes a los de Canadá, con la mitad de muertes que en ese país. Por tanto, aún no ha alcanzado el pico. Como has mencionado, las cifras más altas se dan en el norte de África, Egipto, Argelia, Marruecos, Sudáfrica, que tiene las cifras más altas, y Nigeria. Algunos números apuntan a que podríamos llegar hasta los 190.000 fallecidos este año y de 29 millones a 44 millones de casos, pero aún no hemos visto ese fuerte aumento. Puede ser que solo haya un informe y no haya suficientes pruebas y probablemente se dé algo de eso, pero, al mismo tiempo, no hemos visto desbordados los hospitales ni que se haya disparado la cifra aún.

Otra explicación podría ser también la demografía. Tres cuartas partes de la población es menor de 35 años, la población más joven del mundo. También existe la hipótesis de un clima favorable, lo que aún no sabemos, ya que, cuando miras a Singapur o Brasil, donde los casos aumentan…, así que no estoy seguro de eso. También existe el hecho de que ha habido un bloqueo temprano implantado de forma efectiva mucho antes que el equivalente durante las mismas fases en el caso de Europa. Creo que ese fue un movimiento correcto. Diría que se hizo de manera adecuada en muchos países africanos y, de hecho, la mayoría de ellos comenzaron pronto con medidas de bloqueo y de contención en general, prohibiciones de viaje y cierre de fronteras, distanciamiento social, etc. Eso fue algo muy positivo. Creo que también aprendieron de Asia y del pasado, de los brotes de ébola. Estoy seguro de que se dijeron a sí mismos que sabían que no tenían suficiente capacidad de atención médica y, si explotan todo lo que han hecho, podrían imponer tantas restricciones como fuera posible para evitar lo peor. Hasta ahora todo ha ido bien, pero veo que ya se han aliviado las restricciones; por ejemplo, en Senegal, en Níger, las restricciones en los lugares de culto. Y hoy escuché que hay un brote en el Congo, por lo que aún no estamos fuera de peligro y debemos permanecer alerta. Creo que ese es el resultado final, porque no creo que África sea una excepción y, mientras la curva siga subiendo, no estamos fuera de peligro.

Gayle Allard: ¿Cuál sería el coste económico de seguir con medidas severas, del tipo del cierre de un país donde es difícil trabajar desde casa, obviamente, donde mucho trabajo es sumergido, y, por tanto, los ingresos de las personas básicamente se detienen y la red de seguridad es mínima? También el espacio para que la gente esté confinada es un problema. ¿Crees que has incorporado en tus proyecciones la posibilidad de un bloqueo más largo y cómo podría afectar al consumo y al crecimiento?

Fadel Jaoui: Sí, absolutamente. Las medidas de bloqueo se encuentran entre las tres medidas de choque que se han tomado en África y están relacionadas; es difícil hablar de una sin hablar de las otras. Están las medidas continuas, que constituyen una parada artificial de la economía, lo que tiene un coste elevado en el trabajo regulado y en la economía sumergida, que es un sector enorme. Por tanto, incluso la efectividad de estos bloqueos está lejos de ser del 100 %. La evidencia anecdótica que recibo de Abiyán, por ejemplo, en Costa de Marfil, es que parece que es lo de siempre; es decir, vendedores externos, vendedores ambulantes, etc. Por tanto, es posible que haya unos pocos felices trabajando en casa mediante el teletrabajo, así como algunos funcionarios públicos, algunas grandes empresas privadas, pero, sobre todo, las personas están fuera porque así es como obtienen su sustento diariamente. Trabajan a diario y no pueden escapar de eso. Además, hay zonas urbanas abarrotadas en las que no se puede implementar el distanciamiento social. Lo bueno es que, aparentemente, todos están con mascarillas y hacen un gran esfuerzo en términos de higiene, uso de geles hidroalcohólicos, etc. Eso es algo bueno, pero, en términos de parar completamente la economía, en efecto, es difícil de hacer.

Gayle Allard: Exactamente.

Fadel Jaoui: No obstante, quiero añadir que son bloqueos implementados directamente por países africanos, pero después tienes los bloqueos globales y, por tanto, cuando he mencionado las medidas de choque simultáneas, primero están las medidas de contención de las que hablamos a nivel local. La segunda es el parón económico global que está impactando en la demanda de exportaciones para las economías africanas. Y la tercera es la fuerte caída de los precios del petróleo y otros productos básicos. Todo esto está afectando a las economías africanas en este momento. No es solo un riesgo; ya está sucediendo. Y, esencialmente, la crisis en este momento está afectando a las economías africanas social y económicamente a través de tres canales. El primero es el canal comercial, el segundo es el canal financiero y, por último, el canal turístico. Por tanto, las más afectadas en términos de pronósticos de crecimiento en este momento son las economías dependientes del petróleo y la economía de explotación intensiva de recursos. Después vienen las economías dependientes del turismo y las menos intensivas en recursos, que son más diversificadas, pienso en Etiopía y en Senegal, por ejemplo. Debido a su economía relativamente más diversificada, tendrán más capacidad de recuperación y ahorro. En este momento, las cifras en términos de pronósticos están cambiando rápidamente porque, probablemente, es el período más difícil de predecir. Creo que el FMI prevé para las economías subsaharianas una contracción del 1,6 % y el presidente del Banco Africano de Desarrollo ha declarado recientemente que prevé contracciones de entre un 1,4% y un 3,1 %, así como pérdidas de ingresos que pueden superar los 150.000 millones de dólares en 2020. Son grandes cifras y hablan por sí mismas sobre si hay suficiente espacio para intervenir y apoyar al sistema de atención médica y a los hogares y las empresas que tienen un espacio físico muy limitado, porque entraron en la crisis con un espacio físico limitado, que probablemente se duplicará ahora con intervenciones y la falta de ingresos durante la crisis. En realidad, estaban haciendo grandes esfuerzos antes de entrar en la crisis, hubo una cierta tendencia de consolidación en todos ellos y, en muchos casos, el déficit fiscal estaba mejorando en los últimos años, pero ahora, una vez más, veremos que lo que ya estaba aumentando volverá a crecer rápidamente, al menos temporalmente. La conclusión aquí es que no hay mucho espacio físico; será necesario contar con el apoyo de la comunidad internacional.

Gayle Allard: Entonces, se está preparando un escenario muy difícil. Es difícil pensar en uno tan malo en el pasado. Aparentemente, estos son los peores pronósticos o la peor contracción registrada para África. Me refiero a que es difícil pensar en un momento en el que todas estas fuerzas hayan convergido. La enfermedad, después las medidas gubernamentales, que están cortando la producción y el consumo, y después la caída del precio de los productos básicos y la reversión de los movimientos de capital. ¿Qué podría ayudar? Hablamos de alivio de la deuda, de un par de años de respiro para que los países africanos tengan espacio para atender sus necesidades sanitarias y las necesidades inmediatas de la población. Hablamos de África y los países que van por detrás de China, que también poseen alrededor del 20 % de la superficie. ¿Qué se necesita y qué crees que es posible, dado el entorno internacional actual?

Fadel Jaoui: Esa es una muy buena pregunta, precisamente porque esta vez no se trata solo de una crisis específica de África. Esto no es un brote de ébola o de alguna de las enfermedades infecciosas que hemos visto en África. Por tanto, pedir que la comunidad internacional intervenga ahora cuando está en crisis es más difícil que nunca. Hay una diferencia entre lo que realmente necesita África y lo que la comunidad internacional podrá proporcionar, y lo que las economías africanas por sí mismas podrán proporcionar. Por tanto, estoy de acuerdo contigo: el alivio de la deuda está involucrado aquí. De hecho, idealmente, a lo largo del tiempo y dependiendo de los casos, también debería haber una cierta condonación de la deuda. Esa es la última milla en la que las personas son reacias a entrar.

No obstante, para ser justos, podemos ver algunas reacciones rápidas y las instituciones financieras internacionales han actuado con bastante celeridad para empezar con los paquetes de emergencia, como el FMI, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo… El Banco Africano de Desarrollo, dado que sé un poco más al respecto, emitió un bono social de 3.000 millones de dólares llamado COVID-19 Social Bond. También estableció un centro de emergencia de 10.000 millones de dólares para apoyar los gastos de atención de la salud pública, protección social, etc. También hay una reacción bastante rápida de los líderes del G20, que acordaron una iniciativa para apoyar, creo, a los 76 países más pobres, la mitad de los cuales son economías africanas, congelando el servicio de la deuda desde el 1 de mayo hasta finales de año. ¿Esto es suficiente? Probablemente no. Son ecos de los líderes africanos que dicen que probablemente necesitaríamos al menos dos años de congelamiento de la deuda para poder recuperarnos y que las recomendaciones de la iniciativa se están quedando cortas. Por ejemplo, muchos países estaban pagando más por el servicio de la deuda que por su atención médica y el primer ministro de Londres dijo que probablemente necesitamos más de cien mil millones de dólares de apoyo financiero para superar la crisis. El FMI habló sobre la participación del sector privado y la importancia de que los acreedores privados se involucren, pero, en este momento, los principales acreedores privados han rechazado participar directamente en la iniciativa del G20 y prefieren ir caso por caso, para desarrollos con la mayoría de las economías africanas. Por tanto, por ahora, diría que está lejos de ser suficiente y nadie ha tratado este tema, que yo sepa, pero lo sorprendente es que China también es parte de los países del G20 que están en el congelamiento de la deuda.

Gayle Allard: Entonces, está complicado, ¿verdad?

Fadel Jaoui: Está muy complicado, pero diría que todos deberían involucrarse en esto porque, si África se sumerge en la crisis, será contraproducente para todos los demás desde la perspectiva de la salud y la economía. Por eso, si no es por una razón altruista, debería ser por pura razón racional.

Gayle Allard: Sí, creo que una crisis de salud como esta nos muestra que no es cierto que el individualismo sea un enfoque eficiente.

Fadel Jaoui: Durante este tiempo, en las últimas décadas, hemos visto cómo se desarrolla la globalización y me gustaría decir que es una globalización sin omisiones globales. La necesidad de colaboración en problemas globales no ha sido muy elevada; sin embargo, hemos visto más enfoques proteccionistas, reducciones, etc. Y es algo endémico, es un reflejo de la necesidad absoluta de coordinarse y cooperar. No hay otra manera de hacerlo.

Gayle Allard: Cierto. Creo que el peligro no está en que, en lugar de aprender esa lección, digamos que la globalización debe retroceder porque es demasiado peligrosa. Todas estas personas, productos y virus cruzan las fronteras y esto sería devastador para África, porque el impulso adicional a su crecimiento que proviene de exportaciones netas positivas, flujos de capital… todas estas remesas se reducirían. Entonces, esperemos que podamos poner en marcha este tipo de diálogo.

Fadel Jaoui: Estoy de acuerdo. Esta es la oportunidad y espero que lo podamos ver.

Gayle Allard: Has mencionado la palabra ‘oportunidad’. Acabo de leer, no sé si has tenido la oportunidad de verlo, lo que dijo recientemente Larry Summers sobre que esta crisis va a ser una bisagra. Habrá un antes y un después más de lo que ha habido en cualquier otro evento, excepto la Segunda Guerra Mundial en el siglo pasado. Y algunas personas, Paul Kagame es una de ellas, dicen que esta crisis retrasará a África una generación. No obstante, tiene que haber un lado positivo en todo esto y esta bisagra de la que habla Larry Summers podría ser en una buena dirección en lugar de en una dirección negativa. Entonces, ¿qué ves en términos de oportunidades para que África se reposicione? Sé que hablar de África es hablar de algo demasiado grande, pero ¿para que los países individuales se reposicionen, para que las personas reconsideren las cadenas de suministro globales, para se diversifiquen quizá desde algunos países de los que hemos dependido? ¿Qué oportunidades ves que surgen de esta crisis y este escenario tan oscuro para el continente africano?

Fadel Jaoui: Como suelo decir, raramente hay cambio sin una crisis. Y eso se mantiene a nivel personal, a nivel de país o a nivel global, por lo que es algo de sentido común. En términos de oportunidades, creo que, en un primer momento, todos los países están de acuerdo y no pueden pensar demasiado en las consecuencias, pero es importante que tengamos esta conversación. Se darán cuenta, y ya lo están haciendo en África, de que el sistema de salud es extremadamente débil y de que la inversión en capital humano para la salud y la educación es muy débil y sin tener un capital humano fuerte no se pueden tener economías resilientes. Por tanto, al construir su educación, en este momento, el gasto tiene que destinarse a aumentar la protección social, la capacidad de los hospitales…, pero, en una etapa posterior, se debe pensar en educar a la gente, en mejorar las habilidades, la formación profesional, etc. para prepararse para la diversificación, ya que no puede haber diversificación en otras industrias si no se tiene una base sólida de capital humano. Otra cosa es que creo que, conectando los puntos, y antes mencionaste las cadenas de suministro globales, África tendrá la oportunidad de reposicionarse a lo largo de las cadenas de suministro globales porque las empresas y los países internacionales también se están dando cuenta de que puedes concentrarte en un solo proveedor y no solo en China como tu principal suministrador en todos los sectores, incluidos los suministros médicos críticos y la seguridad alimentaria. Por tanto, tendrá que haber un cambio en el modelo de negocio lejos del modelo puramente de costes, que es ir al coste más bajo posible, justo a tiempo, inventario…, y pasar a un modelo de negocio más diversificado, diversificar la oferta e incluso yo diría que también apostar por la localización; por tanto, tener múltiples partes de las cadenas de suministro sirviendo a diferentes regiones por parte de empresas internacionales. En esta reconfiguración de la cadena de suministro global está la oportunidad que África puede tener. Antes, la tendencia era que había un aumento de la automatización y la robotización en las economías avanzadas y algunas economías emergentes. China estaba en la posición más alta en las ventas de robots a nivel mundial y eso se estaba acelerando antes de la crisis. Y adivina cuál fue la parte de África. Cero. Claramente, lo que estaba sucediendo, y la tendencia incluso aumentará a pesar de esta crisis, es que habrá cierta restitución de empleos gracias a la robotización en las industrias en Estados Unidos y China.

Mi temor antes de esta crisis era que el margen de tiempo para la industrialización de África era muy limitado y no era el mismo que tenían China y otras economías de Asia Oriental en el pasado. Hubo, y hay, un tiempo muy limitado para que se industrialicen las economías africanas, pero ahora, en cierto sentido, con esta posible reconfiguración de las cadenas de suministro, ese margen de tiempo puede ampliarse y África puede construir su sector de manufactura, por ejemplo, impulsando su industria textil y atrayendo sectores aún más especializados, como la producción de teléfonos móviles. De hecho, ya hay algunas nuevas empresas y marcas de teléfonos móviles en África y algunas que se están desviando hacia África. Desde el punto de vista de la ubicación, África está cerca de Europa, de Estados Unidos y de Asia Occidental, por lo que puede servir como base de esa cadena de suministro global reconfigurada.

Gayle Allard: En este contexto, ¿cuáles son las perspectivas para una verdadera integración en el Área Continental de Libre Comercio como consecuencia de esta crisis? ¿Crees que tal vez reciba un impulso de los acontecimientos?

Fadel Jaoui: Esa es una pregunta muy perspicaz, porque ya se está haciendo un esfuerzo para entrar en el AfCFTA, los acuerdos de libre comercio continental de África, que estaban logrando un buen progreso. Ahora, probablemente, llevará más tiempo porque hay prioridades y eso es lamentable, pero definitivamente diría que la integración desempeñará un papel importante en la industrialización, porque podemos pensar en reducir las barreras arancelarias. Las barreras no arancelarias impulsarán el comercio entre países de África, que ha sido extremadamente bajo; es un 15 % del comercio global de África. Y eso permite un mayor comercio de bienes intermedios y bienes de capital, que son esenciales para construir esas industrias. Definitivamente, esa es una base sólida para mejorar los sectores de fabricación de edificios. En cuanto a si vemos una tendencia hacia una mayor integración, creo que los países africanos se darán cuenta de que no tienen otra opción y de que no pueden jugar solos. Si quieren competir globalmente, si quieren competir con cadenas de valor globales, necesitan construir cadenas de valor regionales. Si quieren competir con productos internacionales, productos de alta calidad y bajo coste, primero deben competir regionalmente y utilizar los mercados africanos para probar sus productos y fortalecerlos. Si quieren construir infraestructuras…, bueno, es posible que haya 54 países en África sin los recursos necesarios, por lo que necesitan construir infraestructuras. Deben construir carreteras, ferrocarriles, puentes, servicios públicos de energía que crucen las fronteras para optimizar los recursos que tienen. Por tanto, solo puedo ver una mayor integración en el futuro.

Gayle Allard: Esa es una buena noticia. Es realmente buena.

Fadel Jaoui: Eso espero.

Gayle Allard: Bueno, tal vez deberíamos terminar con esta nota optimista, porque comenzamos con un tono muy negativo, pero para mí es realmente alentador escucharte hablar sobre todas estas oportunidades que abre una crisis. Y, por supuesto, como dices, a menudo no hacemos nada a menos que haya una crisis que nos empuje hacia delante. Para los que amamos África, creo que esta es la esperanza de que la crisis los empuje hacia un nuevo lugar en el que descubran estas oportunidades, en el que puedan ubicarse internacionalmente y en el que sus economías puedan avanzar de una manera diferente. Esperemos que el virus resulte ser más leve de lo que pensábamos. Esperemos que el panorama económico sea más “V” que todas esas otras letras de las que están hablando; creo que se han quedado sin letras. De todos modos, aprecio tu optimismo y lo suscribo.

Fadel Jaoui: Excelente, sigamos siendo optimistas.

Gayle Allard: Gracias, Fadel, por estar hoy con nosotros. Espero que todos hayan disfrutado de estas ideas de una de las mejores personas para hablar sobre las perspectivas del continente africano en este momento. Te agradecemos tu tiempo hoy y veremos estos eventos a medida que se desarrollan muy rápidamente. Esperamos el mejor resultado para el continente africano.

Fadel Jaoui: Gracias por invitarme.

Gayle Allard: Muchas gracias, Fadel.

 

Felicia Appenteng: Este ha sido nuestro primer episodio de ‘Apuntes sobre un continente’. Gracias a Gayle Allard y Fadel Jaoui. Para más información sobre ‘Apuntes sobre un continente’, visita ie.edu/africa. Permaneced a salvo, en casa, y estad atentos. Nos vemos dentro de dos semanas.

 

© IE Insights.

Read More

SOBRE EL AUTOR

Gayle Allard

Gayle Allard

Profesora de Economía en IE Business School

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS