“Falling in Law”

Carmen, España

Máster en Derecho Transnacional de los Negocios

Volver

Carmen García Gancedo

Sobre mí

Carmen es estudiante del Máster en Derecho Transnacional de los Negocios. Cuando empezó a estudiar derecho, aún no había surgido en ella una clara vocación por ejercer la abogacía. Cuenta que, durante todo el tiempo en el que no se sintió atraída por la profesión, se refugió en distintos hobbies que la ayudaron a evadirse de una disciplina que le resultaba muy gris. Entonces surgió la idea de crear Falling in Law y poner un poco de color a los tomos en blanco y negro de las estanterías de los juristas. Carmen, al fin, se enamoró del derecho, lo combinó con la ilustración y se convirtió en una emprendedora que a día de hoy compagina su trabajo y sus estudios con el desarrollo de su nuevo proyecto.

QUIÉN

Carmen García Gancedo, España

POSICIÓN

Alumna de Máster

Cuéntanos sobre ti. 

Nací en Asturias hace 27 años. Siempre he sido una persona bastante tranquila y con mucha imaginación. A pesar de que me hubiera gustado estudiar una carrera como Historia o Literatura elegí Derecho, con la esperanza de que algún día naciera en mí la vocación de la abogacía.

Me licencié en la Universidad de Oviedo después de cinco años.

Tengo que decir que durante esa época como estudiante, y en un intento por evadirme del ordenamiento jurídico que, en mis inicios, me parecía aburrido y gris, practiqué todos los hobbies que se me ocurrieron: creé blogs de distintas temáticas, leí cientos de libros, escribí artículos y algunos relatos que después pude publicar en Amazon, me dediqué a dibujar, a retomar mis clases de guitarra y, en mi “lista de cosas que hacer este curso” surgió un pequeño embrión de lo que ahora es Falling in Law.

 

¿En qué consiste Falling in Law?

La idea principal de Falling in Law es poder dar un toque de humor a la abogacía y a los juristas en general.

Cuando estaba en la Universidad echaba de menos tener una marca representativa como, por ejemplo, tienen las enfermeras. Además, me hubiera gustado conocer cuál es la realidad de la profesión, cosa que intentaremos ir explicando poco a poco a través de las viñetas y los artículos de nuesto blog.

En definitiva, queremos crear una comunidad de juristas que compartan sus experiencias y que muestren que,a diferencia de lo que aparece en las películas, los abogados son personas que también se ríen, también disfrutan de su tiempo libre y que su trabajo es algo más que leerse “todas esas leyes”.

 

Cuéntanos sobre la empresa que montaste ¿Cómo surgió la idea? ¿Cómo fue el proceso? Quiénes forman parte del equipo?

Como comentaba anteriormente, en un intento por hacer más llevadera la carrera, entre otras cosas hacía dibujos, escribía frases… y así surgió Falling in Law (aunque al principio tenía otro nombre).  Durante una larga temporada estuve apuntando ideas como… textos jurídicos que se refunden, estudiantes atrapados bajo el peso de la ley y de los apuntes, juristas persiguiendo abejas por fundo ajeno o abogados que buscan jurisprudencia mejor que Google.

Tardé un tiempo en tener los recursos necesarios para comenzar el proyecto. Para empezar, me gustaría destacar que no es nada fácil encontrar a personas que estén dispuestas a colaborar en un proyecto y sacrificar su tiempo libre a cambio de vivir la experiencia de crear un negocio desde cero y de una posibilidad incierta de éxito, que hay que asumir que unas veces llega y otras no.

En primer lugar se unió Beatriz, con quien ya había hecho alguna pequeña colaboración y me encantaba su forma de dibujar. Graduada en Fundamentos de la Arquitectura (y con máster habilitante incluido), Beatriz compagina a día de hoy su trabajo en un estudio de arquitectura en Valladolid, con darle forma y color a las ideas de Falling In Law. Siempre ha estado interesada en el mundo del diseño gráfico y la ilustración, y es que no todo en su cabeza son edificios! En resumen, a Beatriz siempre se le verá metida en algo que mezcle estrujar el cerebro y utilizar la creatividad con un fin gráfico.

Cuando ya estaba desbordada por el proyecto y preguntándome cómo iba a llevar yo sola todo lo demás, se unió Miriam a quien conocí mientras trabajaba en la asesoría jurídica de Samsung Electronics. Miriam, graduada en Periodismo y especializada en Comunicación Corporativa, está en el equipo de Public Relationships y comunicación de dicha empresa, así que tengo la suerte de poder dejar las redes sociales y entrevistas en manos de toda una experta.

El proceso fue… largo. Fueron muchos meses haciendo pruebas de dibujos, buscando proveedores, pidiendo muestras de productos (algunas de las cuales llegaron rotas…), y enterándome de todos los trámites legales necesarios para comenzar como registros de marcas, propiedad intelectual, dominios, autónomos, montar la web… etc.

En cualquier caso, tengo que decir que conté con mucho apoyo y ayuda por parte de mis seres queridos y amigos.

 

 

Entiendo que también ejerces como abogada. ¿Cómo compaginas ambas actividades? 

Efectivamente, actualmente ejerzo como abogada de nuevas tecnologías en el Estudio Jurídico Ejaso. Como estoy al comienzo, tanto de mi carrera profesional como de mi actividad como emprendedora, llevo ambas cosas con ganas y mucha ilusión.

En cualquier caso, es cierto que compaginar las dos actividades supone renunciar a mucho tiempo libre, como a los fines de semana y, asumir, que cuando salgo de trabajar me siento en frente de mi otro trabajo en el que siempre hay algo que hacer: envolver los pedidos, hacer arreglos en la web, hablar con proveedores, pagar facturas, acciones de marketing, etc.

 

¿Qué es lo más valioso que aprendiste en el proceso de montar tu propia empresa?

Lo más valioso ha sido darme cuenta de lo difícil que es emprender, incluso un pequeño negocio como éste. Para hacer las cosas bien hay que cumplir con muchos requisitos, llevar mucho papeleo que, a su vez, también lleva mucho tiempo y, una vez que lo tienes todo, arriesgarte.

Emprender, como es mi caso trabajando a jornada completa, es duro, pero emprender sin un sueldo fijo al mes, sin un colchón, apostando todos tus ahorros y todo tu tiempo a una carta, me parece digno de admiración.

Creo que se debería de dar más valor, más oportunidades y, en algunos casos, más formación a las personas que intentan salir adelante con sus propias ideas y su trabajo por cuenta propia.

 

¿Por qué decidiste estudiar el Master en Derecho de los Negocios en IE Law? Y ¿qué herramientas te dio el Master, e IE, para que sigas el camino del emprendimiento en el mundo legal?

Cuando terminé la carrera no sabía qué hacer. Investigué muchos programas de máster hasta dar con el que mejor podría adaptarse a mí y así terminé estudiando en Master en Derecho Transnacional de los Negocios en IE. Lo que me gustaba del máster eran, principalmente, dos cosas: en primer lugar en enfoque práctico que el IE da en sus clases y que te acerca más a la realidad que una clase magistral con doscientas personas. En segundo lugar, el máster tenía un fuerte componente de nuevas tecnologías y emprendimiento, que me resultó algo diferente mucho más atractivo a todo lo que había visto hasta el momento.

Si algo tuviera que destacar del máster es que quita de un plumazo el miedo a los retos, a lo desconocido. La mentalidad es: tengo las herramientas y, si alguna me falta, tengo recursos para aprender.

 

¿Cuáles son tus hobbies?

Lo que más me gusta es leer y escribir pero, sinceramente, ahora no tengo tiempo para muchos hobbies ya que procuro pasar todos mis ratos libres en compañía de mis seres queridos que, al final, son nuestra mayor riqueza.

¿Quieres recibir más información sobre este programa?

Recibir información