Innovacion y digitalizacion en la economia islamica

Innovación y digitalización en la economía islámica

Las finanzas islámicas han experimentado un crecimiento exponencial en las dos últimas décadas. Paralelamente al desarrollo de las ‘fintechs’, han abrazado las nuevas tecnologías digitales, ofreciendo a los clientes productos y servicios alternativos a través de nuevas plataformas y estructuras. Germán Rodríguez, profesor de IE Business School, conversa sobre este tema con Saeed Mubarak Kharbash Al Marri, Deputy CEO of Strategy & Planning en el Dubai Islamic Economy Development Centre (DIEDC), así como sobre el avance en el mercado de los productos alimenticios halal.

Germán Rodríguez: Este año se cumplen ya veinte años desde la creación del parque tecnológico Dubai Internet City y, últimamente, también hemos visto un gran empuje en el Dubai Silicon Oasis. ¿Cuál es el objetivo de estas iniciativas y en qué punto de su desarrollo se encuentran?

Saeed Mubarak Kharbash Al Marri: Cuando hablamos de Dubai Internet City y Silicon Oasis, estamos hablando de economía digital islámica. En las finanzas islámicas, el camino que hay que seguir es incorporar la dimensión digital, ya sea con inteligencia artificial, tecnologías blockchain o cualquier otra. Cada vez más startups irrumpen en el mercado o impactan en el sector bancario y creo que sería positivo trabajar todos mano a mano.

La digitalización nos permite también plantearnos tres objetivos: aumentar la calidad de los productos y servicios, reducir el precio y mejorar la captación y gestión de los datos. En el ámbito de la alimentación halal, los datos nos permiten trasladar a los consumidores el conocimiento del proceso logístico completo que hay detrás cuando compran un producto.

 

Germán Rodríguez: Es lo que se llama la trazabilidad de los alimentos desde la granja hasta el punto de venta

Saeed Mubarak: Así es.

 

Germán Rodríguez: ¿En cuánto tiempo podría estar preparado?

Saeed Mubarak: La implementación llevará de uno a dos años. La adaptabilidad puede tardar un poco más. Es muy fácil de implementar, pero el problema es la idea que hay detrás de esa trazabilidad desde la granja hasta el final. Hay quien dice que tenemos una crisis económica en todo el mundo, que no es el mejor momento. Eso lleva a que algunas personas no quieran gastar, aunque sea un poco más, en algo nuevo. No obstante, en uno o dos años, el mercado estará preparado para crecer.

La digitalización nos permite plantearnos tres objetivos: aumentar la calidad de los productos y servicios, reducir el precio y mejorar la captación y gestión de los datos.

Germán Rodríguez: ¿Y este es un proyecto limitado al DIEDC o está prevista su expansión?

Saeed Mubarak: En el DIEDC, la mayoría de los proyectos en los que trabajamos tienen varias capas. En primer lugar, nos concentramos en nuestra casa, los Emiratos Árabes Unidos. Empezamos haciendo los mejores estándares y, en un siguiente paso, vemos cómo los llevamos adelante, a nivel global, pero sin forzar. Nos reunimos con grandes países que tienen mucha experiencia en finanzas islámicas o economía islámica, como Malasia o Indonesia. Nos sentamos con ellos, buscamos las mejores prácticas y resolvemos juntos la situación. Un ejemplo es el Foro Internacional de Acreditación Halal (IHAF). Tenemos casi 34 miembros y, si no recuerdo mal, casi 25 de los países que pertenecen a él no son musulmanes. Aprendes mucho de ellos porque son pioneros y negocian aquello en lo que son buenos, como Australia y Nueva Zelanda. ¿Por qué no tomamos lo que están haciendo bien y lo llevamos al sistema halal? Nuestra idea es expandirlo, pero no podemos ir al extranjero sin un buen nivel en casa.

 

Germán Rodríguez: ¿Cómo ves la evolución del DIEDC en los próximos cinco años?

Saeed Mubarak: El objetivo es tener cuarenta países miembros a finales de este año y sesenta a finales del próximo. Con esa masa crítica podemos alcanzar, por ejemplo, el 95 % del mercado de la carne. El plan es tener el mayor número posible de miembros con el objetivo final de no tener la marca halal registrada, sino la facilidad de comercio. Ese es el verdadero reto. ¿Por qué no hacer que la industria halal florezca haciendo que las barreras comerciales desaparezcan?

 

Germán Rodríguez: Entiendo que el propósito es tener más países productores de productos halal, para lo que también necesitamos más países consumidores de estos productos.

Saeed Mubarak: Exacto. En los dos sentidos, queremos tener más países productores de productos halal y más productos halal, pero también queremos dar un paso más allá. Me explico. Yo viajo mucho y siempre busco productos kosher, porque yo no los asocio con la religión, sino con la calidad. Y ahí es donde queremos situar los productos halal. No queremos que se asocien con la alimentación musulmana, sino con la calidad. Ese es el gran objetivo que queremos alcanzar.

 

Innovacion y digitalizacion en la economia islamica esp - Recuadro

 

© IE Insights.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS