The Ancient Art of Storytelling | IE Insights

El antiguo arte del ‘storytelling’: carácter, empatía y trabajo en equipo

Si realizas una búsqueda del tema de ‘storytelling’ dentro de la plataforma TED, el resultado es 597 charlas. Este número exorbitante tiene sentido si consideramos que los gurús del márketing, los investigadores y los neurocientíficos nos recuerdan constantemente que las historias son 22 veces más memorables que los hechos, las estadísticas o incluso los argumentos de venta cuando se trata de ‘branding’ personal, de productos y de empresas.

 

Los escáneres cerebrales revelan que las historias estimulan e involucran al cerebro humano. Hoy, todos quieren ser un narrador experto porque la narración de cuentos es la mejor herramienta de persuasión. Sin embargo, no es un fenómeno nuevo. De hecho, el valor de la narración de historias ya se subrayó en el año 375 a. C., casi 2.400 años antes de la ciencia moderna y de los expertos en márketing de la actualidad. En los últimos años, la narración de historias se ha relacionado incluso con la evolución humana y la adaptación social en forma de cooperación y trabajo en equipo.

La república de Platón, comúnmente considerada el logro culminante de Platón como filósofo y escritor y uno de los libros más influyentes jamás escritos, subraya la importancia de contar historias. En el segundo libro, cuando se aborda el tema de la educación, el primer tema son las historias y la narración: “Entonces parece que nuestro primer negocio es supervisar la producción de historias y elegir solo aquellas que creamos adecuadas y rechazar el resto. Persuadiremos a las madres y a las enfermeras para que cuenten nuestras historias elegidas a sus hijos y por medio de ellas moldeen sus mentes y personajes, que son más importantes que sus cuerpos. La mayor parte de las historias actuales de hoy tendremos que rechazar”.

Por mucho que me duela que aquí las historias estén controladas, prohibidas y censuradas, está claro que la narración de historias se entiende como poderosa en la configuración de la cultura, el carácter y el comportamiento.

 

Humanidad y emociones

El storytelling es el protagonista del Canto 26 en el Infierno de Dante de su Commedia de 1472. Cuando Dante se acerca a la octava bolsa del octavo círculo del infierno, le ruega a Virgilio, su guía, que deje hablar a Ulises. Más que hablar, reescribe la conclusión de la Odisea de Homero del 750 a. C. Dante ha permitido que el personaje se convierta en el narrador y cambie su destino.

En la Odisea original, Ulises finalmente regresa a Ítaca. En la versión de Dante, el héroe épico decide que la vida hogareña no es para él y zarpa una vez más. Esta vez irá más allá de las fronteras del mundo conocido, o los Pilares de Hércules, ubicados fuera de lo que hoy es Cádiz. Ulises mismo es un líder tan convincente que insta a sus hombres a continuar este viaje imposible con él. Es aquí donde Ulises y sus hombres se pierden para siempre. Dante, otro narrador talentoso, mata al héroe homérico, ofreciéndole un lugar privilegiado en el infierno para los emprendedores que van demasiado lejos.

El Decamerón de Boccaccio es una colección de historias, cien novelas contadas en diez días por siete mujeres y tres hombres jóvenes, mientras que los residentes de Florencia escapaban del infierno en forma de peste, en el siglo XIV.

La primera línea del Decamerón, su “comedia humana”, comienza con Boccaccio ofreciendo implícitamente un contrapunto a este vacío moral y emocional, al hacer hincapié en una de las cualidades más finas de la humanidad: “Tener compasión es algo humano”.

Para Boccaccio, contar historias y leer permite desarrollar empatía y volverse más humano. En los últimos años, la compasión y sus implicaciones éticas, políticas y literarias han interesado a académicos en varias disciplinas. Martha Nussbaum, profesora de Derecho y Ética en la Universidad de Chicago, y Steven Pinker, profesor de Psicología de Harvard, ven la compasión como “la emoción social básica”, el pegamento que mantiene unida a la sociedad y sirve de base para una sociedad democrática y justa.

Más importante, para mí, como ha argumentado Gur Zak, ambos académicos señalan la literatura –especialmente la literatura con un fuerte componente trágico– como el principal cultivador de la compasión: “La identificación empática con las dificultades de los personajes literarios, argumentan, desarrolla nuestra capacidad de reconocer vulnerabilidades humanas compartidas y, por tanto, convertirnos en personas compasivas y afectuosas en la vida real” (Zak, 1)1. Aquí, la narración de cuentos es el promotor de la emoción que permite que la sociedad moderna funcione.

En el siglo XVI, el Heptamerón de Marguerite de Navarre imita el formato del Decamerón, pero utiliza historias “reales” o eventos actuales y sus personajes reaccionan ante ellos. De esta manera, las conversaciones y debates que se producen después de contar las historias son más significativos que las historias en las que se basan, ya que reflejan la preocupación de Marguerite por la ética y el pensamiento crítico. Aquí, hacer que los diez narradores ofrezcan múltiples perspectivas en sus reacciones y comentarios a la narración subraya la necesidad de pensar críticamente sobre los temas actuales. ¡Qué uso tan moderno y útil de contar historias!

 

Cooperación y trabajo en equipo

Recientemente, Andrea Migliano, antropóloga del University College London, propuso que la narración de historias podría haber promovido la cooperación en las primeras sociedades de cazadores-recolectores. En su estudio de los agta de Filipinas, se sorprendió al descubrir que la narración de historias parecía importar mucho más que todas las demás habilidades. De hecho, los buenos narradores tenían el doble de probabilidades de ser vistos como compañeros de vida ideales.

Las historias cubrían temas como la cooperación, el igualitarismo y la igualdad de género, que también están presentes en alrededor del 70 % de las historias que Migliano recopiló del trabajo con otros grupos de cazadores-recolectores. Estos grupos usan historias para transmitir las normas que son importantes para ellos. Migliano señala investigaciones que sugieren que los dioses religiosos son una invención relativamente reciente, que surgió una vez que las sociedades humanas se hicieron más grandes. Las comunidades pequeñas, como los agta o nuestros ancestros cazadores-recolectores, usan historias con el mismo propósito de moralidad y cooperación o, como nos gusta llamarlo, trabajo en equipo.

Robert McKee, el guionista más conocido y respetado del mundo, cree que los ejecutivos pueden involucrar a los oyentes en un nivel completamente nuevo si desechan sus diapositivas de PowerPoint y aprenden a contar buenas historias. Por tanto, practiquemos storytelling. No solo puede promocionar su marca o producto, sino incluso aumentar la empatía y fomentar la cooperación.

 

© IE Insights.

________________________________________________________________________________

[1]   Zak, Gur. “‘Umana cosa è aver compassione”: Boccaccio, Compassion, and the Ethics of Literature”, I Tatti / Villa I Tatti, The Harvard University Center for Italian Renaissance Studies, 22, 1 (Spring 2019), Seite 5-20, 2019.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS