“Persevera y cuida de ti mismo, tanto física como mentalmente. Stay hungry, stay foolish”.

Andrew, Estados Unidos

Volver

Andrew Wong

Sobre mí

Andrew Wong se define como un Alumni judío, asiático y americano que ahora vive en Madrid. Aquí ha cofundado Fundie Ventures, una empresa de impacto que ofrece asesoramiento a proyectos con fines sociales. Ha vivido la mayor parte de su vida en Estados Unidos, donde se licenció en ciencias políticas en Syracuse University.

Antes de estudiar el Master in Advanced Finance de IE, cursó un MBA en Viena y probó todo tipo de oficios, desde trabajar como instructor de snowboard hasta ser chef de un restaurante vietnamita. Formar parte de la lista “30 Under 30” de Forbes en el sector de las finanzas le permitió utilizar esta plataforma para difundir su trabajo y su pasión por la lucha contra la desigualdad.
QUIÉN

Andrew Wong, Estados Unidos

POSICIÓN

Socio en Fundie Ventures

Programa realizado

Master in Advanced Finance

Háblanos un poco sobre ti.

Soy de Nueva Jersey, aunque mis amigos suelen burlarse de mí diciendo que soy de Nueva York; lo cierto es que nací en Nueva York, y así consta en mi pasaporte. Cuento con lo que podría considerarse un sentido de la justicia social excesivamente desarrollado ante la desigualdad racial, de género, económica o medioambiental.
Sé tocar cuatro instrumentos, hablo tres idiomas y ahora estoy leyendo el cuarto libro de Harry Potter.

¿Qué experiencias vitales te han llevado hasta donde estás hoy?

Para tener 30 años, he vivido experiencias muy diversas hasta la fecha. A grandes rasgos, puedo contaros que estudié una licenciatura de ciencias políticas y psicología, realicé mis prácticas en un fondo de fondos donde me dedicaba a investigar sobre energías renovables, fui chef en un restaurante vietnamita, trabajé en el mundo del capital riesgo y también como instructor de snowboard. También intenté dedicarme al mundo de la música como batería, trabajé en una ONG para la infancia en Santiago de Chile y estudié un MBA mientras trabajaba en Impact Hub. Además, he estudiado el Master in Advanced Finance en IE Business School, he trabajado en una organización de capital riesgo social y he fundado Fundie Ventures con mis compañeros de IE Business School.

¿Podrías contarnos qué es Fundie Ventures?

Fundie Ventures es una consultoría de impacto que ayuda a iniciativas sociales a obtener capital. Ayudamos a emprendedores a crear y perfeccionar el pitch deck de su empresa y sus presentaciones. Trabajamos con ellos para comprender cómo se reflejará su plan y estrategia comerciales en el ámbito financiero y, de esta manera, calcular el capital necesario. Identificamos qué puntos pueden provocar rechazo entre los inversores y ofrecemos otros servicios para ayudar a la empresa social a alcanzar el siguiente nivel (evaluación y medición del impacto, investigación, etc.).

¿Qué te llevó a fundar esta empresa?

Realmente, fueron Stuart Minnaar y otros 3 alumnos de IE Business School quienes crearon Fundie con la intención de establecer un fondo de capital riesgo social. Yo me uní 6 meses después de que lanzaran esta iniciativa y he formado parte del equipo desde entonces. La idea surgió de nuestro deseo de hacer algo constructivo y positivo con nuestra formación, y pasó de ser un fondo de capital riesgo social a convertirse en una consultoría.

¿Siempre has tenido esta pasión por ayudar a los demás? ¿Cómo ha evolucionado este interés con el paso de los años?

No me definiría como alguien que “siempre ha sentido pasión por ayudar a los demás”, simplemente he tratado de ser buena persona y mantenerme fiel a mis valores y a mi compasión por otras personas. Durante mi infancia, mis padres no contaban con demasiados recursos, y creo que mi instinto de ayudar a los demás surgió de mi necesidad de compartir la generosidad y la buena suerte que ellos me habían brindado.

Pasé de ser una persona decente (es decir, una persona educada, que le sujeta la puerta a otras personas para que pasen, que pide las cosas por favor y da las gracias, etc.) a ser una que dice las cosas tal y como las siente. Por ejemplo, he utilizado mis privilegios como hombre para denunciar actitudes de racismo encubierto, especialmente durante las elecciones estadounidenses de 2016, y es algo que he integrado en mi trayectoria profesional. Hay una organización excelente que se llama 80,000 hours y ayuda a aquellas personas que quieren generar el mayor impacto posible con sus carreras profesionales. Ojalá la hubiese descubierto hace años.

Has sido seleccionado en la lista “30 Under 30” de Forbes en el sector de las finanzas. ¿Crees que este reconocimiento conlleva también una responsabilidad? ¿Qué implica?

Así es. Ha sido toda una experiencia. Tengo que darle las gracias a mi amigo Stuart por nominarme. En general, considero que un gran poder conlleva una gran responsabilidad (sí, eso es de Spiderman) y viceversa (y sí, esto es de El sutil arte de que (casi todo) te importe una mierda). No obstante, no estoy tan seguro de que el hecho de que haya sido incluido en la lista me haya empoderado más. En todo caso, me ha brindado una plataforma para expresarme y ha hecho que me sea más sencillo llegar a otras personas, que siempre es algo positivo y que agradezco mucho. Al final, yo diría que el objetivo de “30 Under 30” es reconocer a personas prometedoras con gran potencial, pero nuestras historias aún no han llegado a su desenlace: tendremos que ver cómo evolucionan.

Has estudiado el Master in Advanced Finance en IE Business School. ¿Cómo crees que te ha ayudado este máster a comprender las necesidades actuales de las empresas sociales?

Antes de estudiar en IE Business School, había estudiado un MBA. Estos estudios me prepararon para entender el lado empresarial de los negocios sociales. Al fin y al cabo, las empresas sociales no dejan de utilizar modelos empresariales y de ingresos como los de los negocios tradicionales y también necesitan ser rentables, así que los motores de ambas organizaciones son similares. La única diferencia es que las empresas sociales se plantean la pregunta adicional de cómo pueden hacer uso de su modelo de negocio para mejorar el mundo.

Sin embargo, estoy muy agradecido por haber estudiado el Master in Advanced Finance, ya que el MBA es ideal para obtener perfiles generalistas, pero no necesariamente especialistas. Mis sólidos conocimientos de finanzas han sido sumamente útiles a la hora de trabajar con organizaciones sociales: las ayudamos a comprender su impacto y su estrategia de negocio, cómo se refleja en sus finanzas y rentabilidad y, por último, cómo afectan estos factores a sus necesidades de capital. Sin el Master in Advanced Finance no creo que hubiese sido capaz de llevar a cabo esta labor.

¿Qué desafíos estás encontrando como emprendedor hoy en día? ¿Qué consejo darías a los alumnos que sueñan con crear su propia empresa?

La gente dice que ser emprendedor es difícil, y están en lo cierto. El mayor desafío para mí es dar prioridad a lo más importante en lugar de dar esa sensación de estar ocupado a todas horas. Es algo que me cuesta, pero me ayuda mucho utilizar Asana y la matriz de Eisenhower. Como consejo, desde la perspectiva del MBA, recomiendo pensar en una idea que genere valor o que elimine un problema, comprobar si el producto encaja en el mercado, rellenar un lienzo de modelo de negocio y ponerse manos a la obra. Otros consejos, en ningún orden concreto, es buscar un mentor, encontrar un abogado y un contable de confianza, encontrar cofundadores con los que trabajar bien y que estén tan comprometidos con la idea como tú, perseverar, practicar el amor propio y cuidarse a uno mismo, tanto física como mentalmente (stay hungry, stay foolish).