Volver

Alumnos de derecho brindan asesoramiento legal a los emprendedores de Venture Lab

IE University law students provide legal support to Venture Lab entrepreneurs | IE Law School

Las alumnas del Máster en Asesoría Jurídica, María Teresa Pérez y Noemí Seco de Herrera, nos cuentan su experiencia asesorando a startups del IE Venture Lab.

El IE Venture Lab es la incubadora de startups de IE University, creada para que nuestros alumnos y antiguos alumnos puedan descubrir oportunidades de mercado, madurar sus ideas y acelerar sus proyectos de emprendimiento. Este año, un total de 100 equipos de varios programas de grado y posgrado que están desarrollando sus ideas en el IE Venture Lab. En este espacio de innovación, los estudiantes de todas las disciplinas tienen acceso a clases, talleres, mentores e inversores.

IE University law students provide legal support to Venture Lab entrepreneurs | IE Law School

María Teresa Pérez & Noemí Seco de Herrera

Muchas startups, en sus inicios, no poseen conocimientos jurídicos. El objetivo de integrar el Venture Lab en las actividades de los alumnos de Master’s jurídicos es ofrecer asesoramiento legal a los emprendedores, a la vez que ofrecer a los alumnos de IE Law School una oportunidad para poner en práctica lo aprendido en su formación.

Este curso, los alumnos de derecho que participaron en el IE Venture Lab asesoraron a emprendedores y disfrutaron de una experiencia enriquecedora. Hemos hablado con María Teresa Pérez y Noemí Seco de Herrera, dos alumnas del Máster Ejecutivo en Asesoría Jurídica de los negocios, para que nos expliquen en qué consisten estos proyectos.

María Teresa Pérez es experta en propiedad intelectual y ha trabajado para Zinkia Entertainment, S. A. Ha sido también asesora jurídica general de Xiaomi Technology España, S. L. “Decidí participar en el IE Venture Lab porque era consciente de que cualquier emprendedor necesita asesoramiento legal, y porque me parece que llevar este tipo de actividades al entorno académico es una idea estupenda”, afirma Teresa.

Por su parte, Noemí Seco de Herrera cuenta con más de 10 años de experiencia como abogada especializada en los sectores biotecnológico y farmacéutico, y ha trabajado asesorando a empresas en Osborne Clarke o como abogada en Progenika Biopharma, S. A

“Me apunté al programa con la ilusión de ayudar a emprendedores a poner en marcha sus proyectos y ofrecerles la perspectiva jurídica necesaria para el diseño y desarrollo de los mismos”.
Noemi Seco de Herrera

¿Cómo fue el proceso con las startups?

Les hicimos muchísimas preguntas para poder aportarles un entregable final que les fuera útil y les sirviera de hoja de ruta. Al principio, no teníamos mucha información para preparar un informe en el que desarrollar sus ideas iniciales. Eso fue lo más complicado para nosotras, ya que necesitábamos obtener todos los datos posibles para poder ofrecerles asesoramiento según nuestra experiencia, no solo respecto a la información que nos pedían, sino también respecto a la que nosotras, como profesionales, veíamos que era relevante para sus negocios.

En las reuniones, observamos que todos pensaban que los primeros pasos para constituir una sociedad eran relativamente fáciles de dar. Por eso, puede que se decepcionaran un poco al ver que no era cuestión de rellenar un documento sino de prever la relación entre los socios, las obligaciones fiscales y contables, etcétera.

Nuestra experiencia nos permitió ir más allá de sus preguntas para deducir el tipo de negocio que querían articular en función de la información que nos daban. Les dimos consejos adicionales que, en nuestra opinión, fueron nuestro valor añadido.

¿Cuáles son los mayores retos legales a los que se enfrentan las startups?

La burocracia, sin duda. Ya sea para crear una sociedad como para proteger una idea, una patente o un modelo de utilidad (es decir, todo lo relacionado con la propiedad intelectual e industrial). También vimos que, a excepción de temas puntuales de patentes, no le daban importancia a la protección de la información del negocio ni a algunos procesos que les permitirían proteger el núcleo de sus negocios con un simple acuerdo de confidencialidad. Los emprendedores se centran tanto en articular y lanzar su nuevo negocio que les resulta complicado empezar a protegerlo desde el primer momento. Pero es algo comprensible, porque no es fácil anticiparse a las debilidades de un negocio cuando todo tu esfuerzo se centra en sacar rendimiento a sus fortalezas.

“Recomendaría a todos los abogados que pasaran por la experiencia de asesorar a un emprendedor. Es muy gratificante ayudar a materializar ideas fantásticas”.

 

¿Qué aprendisteis asesorando a startups?

Teresa: Los emprendedores lo tienen muy complicado para acceder a toda la información financiera y jurídica que necesitan. Por eso, lo mejor es que cuenten con un equipo multidisciplinar que los oriente desde el principio. Además, no es posible asesorar a las startups atendiendo únicamente a sus preguntas concretas, sino que también es necesario darles toda la información que necesitan para que, al menos, tengan una idea general de cómo van a tener que actuar en su sector para que su proyecto llegue a buen puerto.

Noemí: Comparto la opinión de Teresa. Pero, además de la falta de apoyo jurídico, hemos descubierto que los emprendedores se enfrentan también a otro problema clave, que es la falta de oportunidades de financiación, no solo en el momento de la definición y planificación del proyecto, sino también desde el inicio. Para emprender, algunos proyectos necesitan una gran inversión que es difícil de obtener, y muchas veces se pierden grandes ideas por este motivo.

 

Startups que han recibido asesoramiento

¿Qué dilemas legales afrontan los emprendedores? Teresa y Noemi nos han contado los dilemas de los emprendedores:

"Quieren hacer de la comida una cultura que no se quede en mostrar imágenes de platos bonitos y originales, sino que vaya más allá. Con ayuda de las redes sociales, su idea es ofrecer recomendaciones de restaurantes y bares de toda España y dar la posibilidad de reservar e incluir otro tipos de negocios interactivos como descuentos.

Su duda principal estaba relacionado con los tramites que tienen que hacer los extranjeros para registrar una empresa en España. Tampoco tenían claro si los socios de una empresa pueden considerarse únicamente empleados y no socios, ni si es oportuno establecer una empresa en EE. UU. cuando prácticamente toda la actividad económica va a realizarse en España."
"Buscan crear un marketplace para reunir a profesionales de talento con clientes que requieren apoyo puntual para sus proyectos y empresas. Esperamos que Arthur Perissich, Félix Martí y PJ Chammas aporten innovación y flexibilidad digital a los recursos humanos, ya que es un sector que está en alza y en plena ebullición."
"Tienen una idea brillante: acercar los productos de la huerta, cultivados de forma ecológica con tecnología robótica hidropónica, a los habitantes de las grandes ciudades, con el objetivo de eliminar la huella de carbono. Son unos candidatos estupendos para obtener fondos NextGen.

En este caso, los participantes tenían dudas sobre el tipo de empresa que más les convenía, la legislación aplicable, los permisos, licencias y autorizaciones, la protección que su proyecto podía obtener en el registro de patentes y marcas, y la protección de su software. Es un negocio complejo desde el punto de vista tecnológico, pero también es interesante, multidisciplinar y está muy bien concebido. Navin Sangtani y Gonzalo Novarturra se conocieron en el MBA y han conseguido elaborar un proyecto muy maduro y bien articulado."
"Quieren desarrollar una plataforma de mercado en línea para poner en contacto a profesores de inglés con los usuarios según sus necesidades. Nos pidieron información sobre las distintas formas de proteger un software, y también tuvimos que redactar su contrato de desarrollo de software.

El fundador de SimplySay estudió el MBA en IE Business School y actualmente trabaja en KPMG Londres. Por eso, no nos cabe la menor duda de que sabrá explotar las necesidades del mercado de los idiomas en Asia."
"Tienen intención de desarrollar un cinturón de seguridad portátil para mujeres que se adapte a todos los vehículos y tipos de cuerpo. Al tratarse de estudiantes alemanes, buscaban la manera de establecer una empresa en Alemania desde España. Sin embargo, eso aún no es posible. También querían saber si su idea podía protegerse registrándola como propiedad industrial, cuánto costaría el registro en términos de tiempo y dinero, y cuáles serían los pasos a seguir después de ponerse en contacto con un agente de la propiedad industrial en Alemania. Malte Frenzel, Maresa Vaitl y Pia Winthuis, cuentan con todo nuestro apoyo y esperamos ser sus primeras clientas.
"