Volver

La alumna Hadeel Al Sharqawi gana el premio White & Case

La alumna Hadeel Al Sharqawi gana el premio White & Case

La alumna Hadeel Al Sharqawi ha recibido el premio de fin de grado de IE White & Case por su magnífico trabajo de investigación sobre la implementación de tecnologías de blockchain en los sistemas de votación y retención de acciones en los Estados Unidos, un estudio innovador que recoge información muy valiosa sobre lo que podemos esperar en un futuro.

Hace cinco años, IE University y White & Case, uno de los bufetes de abogados más importantes a nivel mundial, firmaron un acuerdo para la creación del primer «Premio de fin de grado IE White & Case». El galardón es fruto del compromiso de ambas instituciones con el fomento del talento y la cultura de la excelencia entre los estudiantes de derecho, que serán los próximos líderes en el mundo de la asesoría legal. La persona ganadora obtiene una beca para cursar un programa de posgrado financiada de forma conjunta por la Fundación IE y White & Case.

Este año, el premio recayó en Hadeel Al Sharqawi, alumna del doble grado en Derecho y Administración de Empresas, por su brillante trabajo de investigación titulado Reforma de los sistemas de votación y retención de acciones en los Estados Unidos que ha sido publicado en el número 3.20 de la revista Indret creada por Universitat Pompeu Fabra.

Juan Manuel de Remedios, socio director de White & Case en España, ha dedicado estas palabras de elogio al proyecto: «Es muy importante que los accionistas empresariales puedan ejercer sus derechos políticos tal y como están establecidos, algo fundamental para la credibilidad de los mercados de capitales. En los últimos cien años se ha hablado mucho sobre la complejidad e ineficacia del sistema de voto delegado de Estados Unidos, unos problemas que Hadeel Al Sharqawi describe como «patologías» y que analiza de forma brillante en su trabajo. A partir de un diagnóstico preciso, esta estudiante indaga con claridad y precisión en las dificultades que plantea el panorama actual lastrado por un exceso de costes, complejidad e incertidumbre, unos problemas que ha menudo chocan con los principios empresariales básicos. Su enfoque innovador relaciona de forma lógica las dimensiones del problema con la seguridad que ofrecen las actuales soluciones de tecnología de blockchain. Se trata de un planteamiento convincente que probablemente sea también el más indicado. El tiempo y las normativas lo dirán. Mientras tanto, felicitamos a Hadeel por compartir con nosotros los resultados de su meticuloso trabajo de investigación, por su enfoque innovador, y por aportar una información muy valiosa de cara al futuro».

Hadeel, que nació en Jordania, ha demostrado una vocación y una pasión indiscutibles por el derecho en sus cinco años como estudiante de IE, durante los que ha participado activamente en nuestra comunidad. Descubre su historia y los detalles de su trabajo final de investigación.

 

La alumna Hadeel Al Sharqawi gana el premio White & Case

¿Por qué decidiste estudiar Derecho?

De adolescente, nunca me paré a pensar en por qué quería estudiar derecho. Sentía simplemente que era mi vocación, (y puede que me motivase la idea de ser la nueva Harvey Specter, como la protagonista de la serie estadounidense Suits).

Ahora que me he graduado, tengo claro cuáles son mis motivos para dedicarme al derecho. Es un área que me encanta porque supone una combinación perfecta de resolución de problemas, conocimientos abstractos y relaciones humanas. Me gusta ir juntando poco a poco las distintas piezas de complejas doctrinas y normativas legales, y combinarlas con otras disciplinas intelectuales para alcanzar una solución factible. Es algo que me da satisfacción, un sentimiento de realización parecido al de un niño que encaja las piezas de un puzle o construye bloques grandes de Lego. Está claro que el componente humano hace que esta tarea tan compleja sea aún más satisfactoria, porque le da un toque vivo, interactivo y dinámico. Desde mi punto de vista, la capacidad que tenemos los abogados para establecer conexiones y crear relaciones de confianza con nuestros compañeros, socios y clientes es lo que impide que los robots nos sustituyan.

 

 ¿Qué destacarías de la experiencia que han supuesto esto cinco años de estudiante en IE University?

De mi paso por IE University destacaría muchos puntos, desde las competiciones jurídicas hasta el trabajo pro bono. Aún así, si tuviera que quedarme con los dos aspectos que más me han gustado, elegiría estos:

La metodología comparativa única que IE University aplica a la enseñanza del grado en Derecho, que me acercó a las dos tradiciones del derecho, el civil y el consuetudinario. Conocer los fenómenos sociales y las disciplinas intelectuales que afectan a la legislación de distintas jurisdicciones (como Alemania, Francia, Estados Unidos, Inglaterra y Gales) me ha servido para ampliar mis ideas y me imaginación, así como mis horizontes. Al mismo tiempo, he aprendido a prestar más atención a los detalles, a desarrollar mi espíritu crítico, y a evaluar los puntos fuertes y débiles de las doctrinas jurídicas de una jurisdicción en comparación con otra.

A diferencia de lo que sucede en otras universidades, el tamaño reducido de las clases de IE University da lugar a una relación de cercanía que permite que los estudiantes puedan establecer lazos profesionales y personales con sus profesores a largo plazo. Por ejemplo, mi pasión y curiosidad por la jurisdicción universal no solo no pasaron desapercibidas, sino que fueron recompensadas cuando mi profesor de Derecho Penal Internacional me ofreció unas prácticas de alto impacto en una ONG española. Este tipo de gestos me resultaron muy gratificantes, y me permitieron hacerme una idea de la fuerza que tienen las conexiones que se forjan en la Comunidad de IE. Al mismo tiempo, las prácticas me brindaron la oportunidad de descubrir y explorar temas legales de mi interés justo cuando estaba comenzando mis estudios, de aplicar los conocimientos del aula en contextos distintos, de desarrollar habilidades de investigación y de redacción jurídica.

 

¿Cuáles son tus aficiones o tus pasiones?

Parece que, durante la cuarentena, casi todo el mundo se haya aficionado a cocinar, pero lo cierto es que antes ya me gustaba pasar mi tiempo libre entre fogones. Me encanta aprender recetas nuevas de países distintos (mi comida favorita es la india), y descubrir ingredientes y sabores diferentes.

Además, siempre he disfrutado mucho con el teatro. Cuando era más joven, fui la protagonista de varias obras de teatro, algunas de autores literarios muy conocidos como Shakespeare o Gibran Khalil Gibran. El teatro era mi vía para ponerme en la piel de personas nuevas y desconocidas. Me daba la oportunidad de actuar y pensar en comportamientos, creencias y valores que iban más allá de lo familiar o aceptado. Aunque a veces ha sido todo un reto, siempre me ha parecido emocionante y divertido.

 

¿De qué trata tu trabajo de fin de grado?

Mi trabajo de fin de grado analiza el impacto de las ineficiencias del sistema de retención de acciones de Estados Unidos en el voto de los accionistas. Concretamente, me centro en las empresas que cotizan en la Bolsa de valores de Nueva York y que se rigen por la legislación de Delaware. Después, propone una reforma de los sistemas de participaciones y de voto existentes mediante la adopción de una blockchain de autorización privada. En realidad, el objetivo del estudio es indagar en cómo podría verse afectado el voto de los accionistas por la aplicación de la tecnología de blockchain en los sistemas de retención de acciones y votación en Estados Unidos.

Si hacemos un repaso breve del sistema de retención de acciones en Estados Unidos, vemos que el anterior sistema de tenencia directa fue reemplazado por un sistema de tenencia indirecta («IHS», por sus siglas en inglés). Esto se debió al aumento de costes y riesgos asociados a la compensación y liquidación de títulos físicos en un momento en el que el volumen de operaciones era altísimo (por ejemplo, existía el riesgo de perder los títulos). Cuando se introdujo el IHS en los años 70, surgió una agencia central de depósito de valores y agencia de compensación, conocido como Depository and Trust Company («DTC», por sus siglas en inglés). Sus funciones son las siguientes: actuar como propietaria del registro de las acciones; poseer físicamente los títulos de acciones en conjuntos de carácter fungible; y compensar y liquidar operaciones mediante la transferencia de los vendedores a los compradores de la propiedad efectiva de las acciones en forma de anotaciones en cuenta. No obstante, con este acuerdo es imposible verificar quién posee una acción determinada porque ya no se dice «el inversor A» es el propietario efectivo del título de la acción #123456789, sino que lo que sucede es que esta persona tiene una participación en un conjunto fungible que mantiene la DTC. La falta de transparencia en la propiedad de las acciones y el hecho de que los propietarios efectivos ya no sean propietarios registrados supone que las empresas ya no se comunican con sus propietarios.

A raíz de esto, surgió un nuevo mecanismo de votación denominado sistema de voto delegado, que tenía como objetivo adaptarse a esta situación de tenencia indirecta y reactivar la comunicación entre las empresas y sus propietarios. Con el sistema de voto delegado, los derechos de voto se transmiten mediante largas cadenas de voto que parten de la DTC como propietaria del registro, y pasan por corredores de bolsa, bancos y otros intermediarios hasta llegar, por último, a los propietarios efectivos. Podemos imaginar que la complejidad de este mecanismo de voto está plagada de patologías que se transmiten a los propietarios efectivos, desde un número de votos mayor de los votos realmente existentes, hasta la manipulación de acciones imposibles de rastrear para beneficio personal (mediante fondos de cobertura, por ejemplo), o la incapacidad de ejercer ciertos derechos recogidos en el derecho de sociedades por la imposibilidad de saber cómo se han votado las acciones (un ejemplo serían las reclamaciones de valoración).

En este momento, se plantea una cuestión: ¿no se ha intentado mejorar la eficacia de las votaciones de los accionistas para resolver estas patologías? Pues bien, el sistema de voto está articulado en torno a acciones imposibles de rastrear y, por lo tanto, hasta la fecha solo han podido aplicarse cambios graduales. Sin embargo, los mercados financieros se encuentran en una encrucijada muy interesante, donde la tecnología de blockchain podría ser la forma de alcanzar la tenencia directa. La DTC ya no actuaría como propietaria del registro ni poseería acciones en conjuntos identificables. En su lugar, la tecnología de blockchain permitiría registrar una cadena perfecta de los títulos de cada acción durante el ciclo de liquidación. Es decir, las empresas y otros agentes del mercado podrían identificar los propietarios actuales y los anteriores.

La tecnología de blockchain permite la trazabilidad de la propiedad de las acciones y suprime la cadena de intermediarios que trasmite los derechos de voto entre las empresas y los beneficiarios directos, lo que permite el voto directo de los accionistas. Como consecuencia, se reduce la complejidad de las operaciones, con la consiguiente disminución de los costes financieros y los errores que se transmiten a los accionistas, y la mitigación o eliminación de las patologías de voto. No obstante, debemos tener en cuenta que la propuesta de la aplicación de tecnología blockchain está supeditada a la resolución de problemas técnicos de diseño (como la resiliencia o la seguridad), así como a vacíos legales. Por ejemplo, la normativa actual de la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos excluye la aplicación de sistemas alternativos de procedencia de las acciones). Los partidarios de la propuesta suelen omitir estas cuestiones esenciales.

 

Este trabajo de investigación tiene un enfoque innovador y es muy meticuloso, además de ofrecer ideas muy interesantes de cara al futuro. ¿Que te motivó a investigar sobre este tema?

Este tema de investigación me permitió aplicar lo que representan para mí los estudios de derecho, como ya he mencionado antes. Es un tema que combina cuestiones normativas complejas relativas a la regulación de los valores y el derecho de sociedades, y que se acerca al mundo del fintech. Me gustaba la idea de reunir todos estos aspectos para diseñar una solución factible basada en las publicaciones existentes.

Además, se trata de una cuestión que me resulta atractiva porque siempre estoy pendiente de las cuestiones nuevas y relevantes que captan la atención de los estudiosos y del mercado. Con este trabajo de investigación, he intentado hacer mi propia aportación a un asunto que está cada vez más presente, y donde hay un gran rango de extremos y resultados en función de las distintas publicaciones. Mi objetivo era aprovechar las variantes existentes para crear un enfoque holístico que contemplase diferentes aproximaciones a las soluciones y el uso de la tecnología de blockchain aplicados a la votación y retención de acciones. Por ese motivo, propuse una arquitectura que va más allá de los marcos básicos que vemos a menudo en las publicaciones, y que relaciona las características tecnológicas de blockchain con los procesos de compensación y liquidación, y con la logística de las votaciones. Todo ello, acompañado de comparaciones entre el sistema de tenencia directa de antes de la década de los 70 y el IHS.

Por último, este trabajo de investigación representaba un reto y una oportunidad para poner a prueba los conocimientos jurídicos básicos que había adquirido en mi formación sobre el derecho de sociedades y el sistema de valores de bolsa de Estados Unidos. Además, era una buena oportunidad para ampliar mis conocimientos personales sobre el funcionamiento de la tecnología de blockchain. Esta investigación también me ha permitido poner a prueba habilidades importantes como mi capacidad para leer e interpretar la jurisprudencia, los estatutos y regulaciones de Estados Unidos, o para organizar grandes cantidades de información y documentos, o gestionar mi propio tiempo.

 

¿A qué retos te has enfrentado en la redacción del trabajo de fin de grado?

El mayor desafío consistió en alcanzar un punto en el que estuviese segura de comprender las cuestiones que forman la base de la tecnología de blockchain. Todas mis lecturas sobre el mecanismo de registro de la blockchain en el contexto de la retención de acciones y la votación llegaron a veces a abrumarme. Puse en tela de juicio mis conocimientos en muchas ocasiones, pero esas dudas me resultaron útiles porque sirvieron para mejorar mi comprensión.

Obviamente, a todos los alumnos les resulta estresante redactar el borrador de un trabajo de investigación. En mi caso, el último año de carrera me obligo a tener que lidiar al mismo tiempo con asignaturas obligatorias, asignaturas optativas adicionales, mis responsabilidades como delegada de clase, y cambios en mi vida privada. Pero no me arrepiento ni pienso en esta experiencia como algo negativo. Por el contrario, la encuentro muy gratificante a nivel profesional y personal, incluso con todos sus altibajos, porque ha tenido un impacto importante en mi vida y ha puesto realmente a prueba mis conocimientos y habilidades.

 

¿Te has planteado seguir investigando sobre este tema?

Por supuesto. Se trata de un tema que sigue estando en sus inicios. Es necesario seguir investigando para identificar otras fortalezas y debilidades de la tecnología de blockchain como sistema de retención de acciones y de votación; para proponer otras infraestructuras de blockchain con componentes que ofrezcan resultados o soluciones distintas; y para consolidar los fundamentos del tema. Sin estos avances, es probable que los agentes del mercado y los legisladores sean reacios a adoptar una tecnología que puede presentar distintos problemas: la falta de experiencias anteriores, el riesgo del surgimiento de problemas técnicos de diseño que pongan en peligro la salud de los mercados financieros, los costes elevados de adopción de una tecnología nueva, y la reticencia de algunos de los que podrían verse desplazados por la tecnología.

Una posible área de investigación de cara al futuro es el impacto técnico y normativo de la decisión del Mercado de Valores de Australia («ASX», por sus siglas en inglés) de sustituir los sistemas de registro, compensación y liquidación por tecnología de blockchain de aquí al 2021. Quizá podría ser útil establecer un enfoque jurídico comparado entre las leyes bursátiles de Estados Unidos y de Australia. No obstante, el objetivo general de esta investigación sería adecuar y transformar la experiencia del ASX a un caso práctico en Estados Unidos, teniendo en cuenta sus ventajas, riesgos y costes.

“Los planes y los itinerarios pueden variar, bien porque cambiamos de opinión o bien por circunstancias inesperadas. Sea como sea, no debemos oponernos al cambio, sino contar con agilidad y resiliencia para llegar al destino final que buscamos.”

¿Cuáles son tus planes de futuro después de graduarte? ¿Qué áreas del derecho te interesan?

Estoy a punto de empezar un programa de formación de dos años para presentarme al examen de abogacía de Jordania y poder ejercer como abogada. Una vez apruebe el examen en mi país, quiero presentarme también a las pruebas de acceso para poder ejercer en Inglaterra y Gales. Espero que eso me abra puertas para desempeñar mi profesión en las principales capitales y centros de negocios legales del mundo (como Londres o Dubái). Es cierto que puedo tardar un par de años en conseguirlo, pero mi objetivo final es seguir formándome en derecho comparado, seguir haciendo aportaciones a la ciencia jurídica trasnacional, que es un campo que crece constantemente, y seguir buscando experiencias personales internacionales.

Las áreas del derecho que más me atraen son el derecho bursátil y el arbitraje internacional. Por un lado, la práctica del derecho bursátil me permitiría ampliar los conocimientos empresariales adquiridos en el doble grado en Administración de Empresas, además de alimentar la curiosidad por la digitalización de los mercados financieros que se despertó en mí durante mi trabajo de fin de grado. Por otro lado, el arbitraje me permitiría aprovechar mis conocimientos empresariales y encajaría mejor en mi experiencia internacional. Quizá el arbitraje sea más complejo y emocionante, porque expone a los abogados a una mayor variedad de campos del derecho y requiere un gran dominio del arte de la persuasión.

Por último, estoy convencida de que los planes nos conducen a un estado, un destino, pero los planes y los itinerarios pueden variar, bien porque cambiamos de opinión o bien por circunstancias inesperadas. Sea como sea, no debemos oponernos al cambio, sino contar con agilidad y resiliencia para llegar al destino final que buscamos. Dicho de otra forma, todos los caminos llevan a Roma.