volver

El Center for the Governance of Change (CGC) de IE University presenta el informe “Innovación, sostenibilidad y el futuro de la atención sanitaria”

Innovation, Sustainability and the Future of Healthcare | IE University

La actual crisis sanitaria ha desencadenado un aumento sin precedentes del desarrollo y la demanda de tecnologías digitales y de la inteligencia artificial (IA) en todo el mundo.

Una nueva investigación del Center for the Governance of Change (CGC) de IE University, en colaboración con la farmacéutica líder Lilly revela cómo la integración de las tecnologías de la IA en el campo de la atención sanitaria plantea una serie de desafíos únicos que requieren para abordarlos la colaboración internacional e intersectorial.

El informe, “Innovation, Sustainability and the Future of Healthcare” (Innovación, sostenibilidad y el futuro de la atención sanitaria), dirigido por los investigadores Dra. Mireia Crispin y Dr. Marcos Gallego, se basa en una serie de estudios realizados por un equipo europeo de expertos multidisciplinarios. El informe analiza la adopción y la implantación de nuevas tecnologías de IA en los sistemas de salud de toda Europa, así como los retos y oportunidades inherentes y las posibles soluciones. Las conclusiones del informe son además muy reveladoras en el contexto de la COVID-19, ya que han puesto de manifiesto las debilidades de los sistemas nacionales de salud de todo el mundo y han subrayado la importancia de un sistema sanitario tecnológicamente robusto y sostenible.

“Las oportunidades que brinda la IA para mejorar la calidad de la atención proporcionada a los pacientes son muchísimas y, aunque se han hecho enormes progresos en los últimos años, estamos empezando a notar los obstáculos estructurales, tecnológicos, culturales y políticos en Europa que están frenando el ritmo del progreso”, señaló la Dra. Mireia Crispin. “Nuestra investigación destaca algunos de estos obstáculos, con el fin de sensibilizar a los profesionales sanitarios, a los responsables políticos y a los especialistas en IA, para poder desarrollar una estrategia más interconectada para la atención sanitaria en Europa. Esperamos ver un esfuerzo paneuropeo colectivo para resolver estos problemas, especialmente a raíz de la COVID-19, hecho que probablemente acelerará el desarrollo de las tecnologías basadas en la IA”, añadió.

Principales conclusiones del informe

La investigación desarrollada por el CGC ha identificado barreras estructurales que deben eliminarse para asegurar la integración efectiva de la IA en los sistemas de salud existentes:

  1. La experiencia general de la atención sanitaria – cómo se presta y cómo la perciben los pacientes – se puede mejorar y optimizar con la IA. Hasta la fecha, los avances en la utilización de la IA en la atención sanitaria se han centrado principalmente en potenciar o acelerar aspectos específicos de los sistemas de salud mediante la IA, como la interpretación de las imágenes médicas o la mejora de los diagnósticos. El diseño de los sistemas del futuro exigirá que los profesionales sanitarios y los pacientes colaboren de manera más estrecha en el proceso de elaboración y desarrollo de tecnologías y sistemas nuevos.
  2. Ante la utilización de nuevas tecnologías, es necesario establecer un panorama normativo totalmente nuevo que proteja a los pacientes. Si bien han comenzado algunos debates en torno a los riesgos asociados con determinadas tecnologías y a posibles políticas, éstos se están produciendo en ámbitos de influencia aislados. Se requiere un esfuerzo transfronterizo y multidisciplinar más amplio e inclusivo, en el que participen los responsables de la elaboración de políticas nacionales e internacionales, los profesionales sanitarios, los líderes de la salud digital y del aprendizaje automático de la industria y del mundo académico, y los representantes de las comunidades de pacientes y de la sociedad en general. Estos esfuerzos deben realizarse con urgencia, ya que el ritmo de la innovación tecnológica no para de aumentar.

Los retos adicionales que se plantean a la hora de desarrollar aplicaciones de IA para la salud en Europa incluyen:

  • El intercambio, la normalización, la anonimización y el tratamiento de datos en los sistemas nacionales de salud siguen siendo algunos de los mayores obstáculos para el desarrollo de las aplicaciones de IA enfocadas a la atención sanitaria en Europa.
  • Se necesita un enfoque proactivo para abordar la formación y capacitación del personal sanitario para combatir la escasez de personal y la actual falta de conocimientos. Esto debería vincularse al desarrollo de trayectorias profesionales atractivas y a una formación especializada de mayor nivel para los científicos de datos.
  • La integración de las nuevas tecnologías basadas en la IA en un sistema de salud debe llevarse a cabo de forma controlada, con una supervisión y adaptación continuas. Una serie de estudios de casos, que van desde la comprobación de síntomas hasta las aplicaciones de fertilidad, sugieren que a menudo no existen ensayos rigurosos sobre la eficacia clínica de las tecnologías basadas en la IA. En general, los sistemas de financiación de la atención sanitaria no se han optimizado para las tecnologías de la IA. Tal vez sea necesario reevaluarlos para garantizar una atención de alta calidad para todos, y en particular para los más vulnerables.