El descanso un factor clave en el desarrollo

El descanso, un factor clave en el desarrollo de los mejores profesionales

Una organización saludable es aquella que tiene una estrategia transversal en torno al bienestar de las personas a nivel emocional y físico. En esas dos vertientes es donde actúa un buen descanso. Cognitiva y fisiológicamente, existen factores que influyen de forma decisiva en ello.

Siempre corriendo. El día a día de los profesionales se sucede a gran velocidad porque domina la multitarea. De una reunión a otra para sentarse rápidamente después frente a la pantalla y preparar un reporte que nunca termina. En medio de todo ello, el jefe llama para hablar de un proyecto y hay que colgar a un amigo que estaba “pidiendo audiencia” para salir a tomar algo. El estrés (epidemia global, según la Organización Mundial de la Salud) se apodera rápidamente de las personas, generando alteraciones en la salud y una notable disminución de la productividad en el trabajo. ¿Has reparado en cuántas horas has dormido últimamente? En caso contrario, has de saber que el estrés laboral afecta negativamente al descanso de las personas y, además de problemas físicos, la incapacidad para concentrarse y tomar decisiones se manifiestan con mucha vehemencia en el puesto de trabajo.

 

Cinco factores

Tomando como referencia los cinco factores de los que dependen el envejecimiento y el bienestar de las personas (descanso, alimentación, estrés, actividad física y relaciones sociales), las organizaciones tienen una gran responsabilidad en el impacto que producen todos ellos.

Se ha comprobado científicamente que alrededor del 70 % de las personas tienen problemas relacionados con la falta de sueño (Anxiety Disorders Association of America). Un buen descanso ayuda a mantenerse activo y disminuye las pérdidas de concentración en las horas de trabajo. Promover una buena rutina de descanso en una compañía asegurará una mayor productividad de sus plantillas y reducirá el nivel de absentismo de estas. Por otro lado, haciendo bueno aquello de “somos lo que comemos”, la nutrición también forma parte de la responsabilidad de las empresas en el sentido de proporcionar y asegurar productos saludables en sus comedores o máquinas de vending. Les invito a que hagan el siguiente ejercicio: analicen los servicios de restauración de sus empresas y se sorprenderán de la carga de alimentos ultraprocesados en casi todos ellos, con su perjudicial efecto en la salud de sus empleados.

En cuanto a la gestión del estrés, el departamento de recursos humanos debe implantar, basándose en programas validados por expertos, iniciativas de salud mental que permitan a cada individuo centrarse en lo realmente importante. Estas propuestas bien pueden ser actividades físicas: el deporte debe ser casi como una religión para cualquier persona, como lo es también para los primeros directivos de las grandes organizaciones en el mundo. Por último, con las relaciones sociales sucede más de lo mismo: a mayor número de interacciones y más variadas, mayor longevidad tendrán los individuos.

La pauta para el buen descanso de las personas empieza por desconectar todos los equipos de la habitación (wifi, teléfono, televisor, etc.). Como si de una incubadora se tratara, el dormitorio debe estar libre de contaminación electromagnética.

Midiendo la calidad del sueño

En un momento tecnológico en auge en el que todo se puede medir y analizar, se ha llegado a un punto en torno al descanso en el que hay que ir más allá de la clásica regla de oro de las ocho horas necesarias de sueño que necesita cada persona al día. Y es que, además de la cantidad, la calidad del sueño influye de manera directa en el sistema inmunitario, como analiza un estudio que se va a publicar próximamente en Brain, Behaviour, and Immunity.

Adicionalmente, factores como la exposición a los diferentes tipos de contaminación, las radiaciones electromagnéticas o el sistema de descanso que se utilice tienen un peso específico biológicamente hablando. La innovación en estos últimos puede aportar estímulos que tienen repercusiones positivas a nivel celular, favoreciendo la quimiotaxis, la fagocitosis, la producción natural de melatonina y la actividad natural killer y reduciendo la oxidación y la inflamación. En definitiva, la buena calidad del descanso genera mecanismos de defensa del cuerpo humano que evitan la aparición de enfermedades (estudios polisomnográfico y bioquímico del efecto del reposo controlado en el organismo humano).

En cuanto a las variables exógenas, la pauta para el buen descanso de las personas empieza por desconectar todos los equipos de la habitación (wifi, teléfono, televisor, etc.). Como si de una incubadora se tratara, el dormitorio debe estar libre de contaminación electromagnética en lo posible para hacer más efectivo el descanso. También ayuda el control de la temperatura de la sala (20 °C recomendados) y pautas como cenar dos horas antes de ir a dormir, utilizar pijamas de algodón orgánico y que la cama esté compuesta de materiales naturales, no con muelles ni productos derivados del petróleo.

Los empleados privados de sueño que experimentan estados de ánimo negativos se vuelven menos efectivos en los roles de cara al cliente y muestran resultados más pobres en cuanto a su creatividad e innovación.

Una cuestión crítica

Las cuestiones más técnicas resultan desconocidas para cualquier profesional; sin embargo, es responsabilidad de las empresas conocerlas con el fin de poder aplicar políticas que favorezcan un descanso de calidad en sus plantillas. Por salud, bienestar e impacto económico de las organizaciones, los negocios deben impulsar iniciativas relacionadas con el descanso.

Además de aumentar los niveles de bienestar, el efecto en la productividad es muy notable frente a los empleados faltos de sueño. Así lo establece un grupo de investigadores en el informe “Why healthy sleep is good for business” (Sleep Medicine Reviews), quienes han demostrado un menor índice de absentismo en personas que mantienen buenos niveles de descanso. La cadena sigue con trabajadores más motivados y, en definitiva, una mejor gestión del talento en una entidad.

Yendo más allá, el beneficio del buen descanso y su relación con la satisfacción laboral muestran una cara emocional más proclive a la relación con los clientes. De hecho, el mismo estudio advierte que los empleados privados de sueño que experimentan estados de ánimo negativos se vuelven menos efectivos en los roles de cara al cliente y muestran resultados más pobres en cuanto a su creatividad e innovación.

 

© IE Insights.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS

Centro de preferencias de privacidad

Obligatorias

gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Publicidad

Analítica web

_ga, _gid, _gat, _gtag, _gat_gtag_UA_5130164_1

Otras