Leonardo Campos y Tabata Amaral

Tabata Amaral: “Cuando has vivido con tanta intensidad, sientes la necesidad de hacer algo”

El acceso a la educación constituye uno de los pilares de desarrollo de toda sociedad. Sin embargo, en algunos países, como Brasil, aún queda un largo camino por delante para fomentar y facilitar, más allá de la enseñanza básica, el acceso a la educación secundaria y superior. En ello trabaja intensamente Tabata Amaral, la joven diputada del Partido Democrático Trabalhista (PDT) y una de las grandes activistas por la educación del país, y es sobre lo que reflexiona en esta conversación con Leonardo Campos, Corporate Account Management Director en IE Business School.

Leonardo Campos: Tabata, es un placer contar con tu presencia en IE Business School. Me gustaría que nos hablaras de ti y compartieras algunas de las dificultades a las que tuviste que enfrentarte para tu formación. ¿Cómo las superaste?

Tabata Amaral: Tal vez debido a las dificultades a las que tuve que enfrentarme, más que a las oportunidades que tuve, pude ver la desigualdad en Brasil desde ambos lados. Por una parte, al estudiar en una escuela privada, gracias a una beca, tuve la oportunidad de que me preguntaran qué quería hacer después y darme cuenta de que podía ir a la universidad. Nadie me lo había preguntado antes porque nadie a mi alrededor había sido lo suficientemente bueno para acabar secundaria. Y así fue como obtuve otra beca para poder acceder a seis universidades de Estados Unidos, de las que fui a Harvard.

Esta es una muestra de lo que la educación puede hacer en la vida de alguien, pero los que me rodeaban se enfrentaban a realidades muy diferentes. No porque no lo intentaran suficientemente o porque no fueran inteligentes, sino porque no tuvieron las mismas oportunidades. Perdí a mi padre por su adicción a las drogas, perdí a mis vecinos y amigos por el crimen y la violencia… Cuando has vivido con tanta intensidad, sientes la necesidad de hacer algo. Por eso comencé como activista en educación. Me di cuenta de que, si realmente quería cambiar la educación brasileña, también tenía que cambiar la política.

 

Leonardo Campos: ¿Cómo compararías las políticas en educación básica en Brasil, América Latina y el resto del mundo?

Tabata Amaral: Es una pregunta difícil, porque en Brasil hemos superado muchas dificultades, como las altas inflaciones, la dictadura… y, aunque tenemos a casi todos los niños escolarizados, aún somos uno de los países con menor calificación en educación. Hay dos razones principales: por un lado, aunque tenemos un alto grado de escolarización en este momento, la calidad es todavía muy baja y la inversión es insuficiente; y, por otro, la educación brasileña se concentra en manos de gobernadores, alcaldes… y es el mayor empleador de Brasil. Todo esto hace que no hayamos tenido el coraje o la fuerza política necesarios para cambiar nuestro sistema educativo, porque la población no lo ha demandado. Estamos atrapados ahí y es necesario que las personas que tienen acceso a una educación de calidad digan que esto es importante y que hay que luchar por ello.

Creo que las empresas deberían ejercer presión para asegurar que el gobierno proporcione a los estudiantes las habilidades que requerirán para trabajar y para cambiar el debate público.

Leonardo Campos: Hablamos constantemente de nuevas tecnologías, transformación digital e industria 4.0. ¿Crees que estos cambios tecnológicos van a facilitar el acceso a la educación básica o que harán que la brecha sea aún mayor?

Tabata Amaral: La tecnología es una herramienta muy poderosa que podemos utilizar para brindar una educación de calidad a más personas. Un caso muy inspirador es el del estado de Amazonas, en el que la lejanía de algunas escuelas hacía que los niños pasaran meses sin un maestro. Para solventarlo se implementó un sistema por el que, vía satélite, los mejores maestros de Manaos, la capital, pudieran impartir a los niños las diferentes asignaturas, con un maestro de la comunidad que los ayudara in situ.

Sin embargo, la tecnología por sí sola no soluciona los problemas y no estamos prestando suficiente atención a cómo está cambiando el mundo. Si nos quedamos impasibles, se prevé que dentro de once años habrá 2.000 millones de personas desempleadas y sin un lugar en la sociedad. No puedo imaginar una disparidad más grande que esta. La tecnología puede ser una herramienta poderosa, pero, si no hacemos nada, será una herramienta que incrementará la desigualdad.

 

Leonardo Campos: También has desempeñado roles de liderazgo en la sociedad civil a través de la ONG Mapa Educação (Mapa de Educación) y, en la actualidad, en la esfera pública, como congresista. ¿Cómo crees que las organizaciones del sector privado podrían desempeñar un papel más activo en la provisión de educación básica de buena calidad?

Tabata Amaral: Algunos dicen que la educación en Brasil no está contribuyendo a aumentar la productividad, pero esto sucede porque para conseguirlo es necesaria una educación de mayor calidad. Se trata de un objetivo en el que el sector empresarial no está desempeñando un papel activo, como en otros países. Creo que las empresas deberían ejercer presión para asegurar que el gobierno proporcione a los estudiantes las habilidades que requerirán para trabajar y para cambiar el debate público.

La tecnología es una herramienta muy poderosa que podemos utilizar para brindar una educación de calidad a más personas.

Leonardo Campos: Finalmente, como mujer joven y líder, ¿qué desafíos tienes que superar de manera constante y cuáles son tus tácticas para conseguirlo? ¿Qué mensaje darías para inspirar a otras mujeres jóvenes en posiciones de liderazgo a convertirse en agentes del cambio?

Tabata Amaral: Hay algo que me preguntan constantemente desde que el año pasado lancé mi primera campaña, que es si realmente soy una candidata y si tengo algún tipo de certificado para demostrarlo. Comencé a tratar esto como una broma y a responder diciendo que ya sé que no es muy común ver a alguien como yo en la esfera política. No vengo del lugar correcto, no soy un hombre y soy demasiado joven. Sin embargo, no tengo prohibido estar aquí. No está escrito que no pueda postularme a candidata. Estamos haciendo muchas cosas buenas, pero cada dos días sucede algo para recordarme que es extraño tener allí a alguien como yo.

No es una tarea fácil y, en las semanas que llevo en el Congreso, me han llamado estúpida más veces que en toda mi vida, pero al final lo importante es estar ahí. Hay muchas chicas jóvenes que me miran y piensan si también ellas podrían optar a ello. Yo les diría que sí, aunque algunos piensen que no es para nosotras y será difícil conseguir su apoyo y reconocimiento, pero no está escrito que no podamos hacerlo.

 

Leonardo Campos: Eso es muy hermoso. Tabata, ha sido muy inspirador escucharte y espero que sigas inspirando a muchos otros de ahora en adelante.

Tabata Amaral: Muchas gracias. Sigamos poniendo de nuestra parte para cambiar el mundo.

 

© IE Insights.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS