Liderazgo politico aplicado a los negocios 2000x1131

Liderazgo político aplicado a los negocios

Mucho se habla en estos días sobre liderazgo, ahora que la economía y el entorno empresarial están cambiando sus modelos. Cierto es que la digitalización necesita líderes con habilidades tecnológicas, pero también con el bagaje necesario para lo que sigue siendo una cuestión crucial en una organización: la toma de decisiones.

Cuáles son las habilidades de liderazgo es un tema recurrente a lo largo de los tiempos; hoy más que nunca, en el ámbito de los negocios, pero con muchos puntos en común con el liderazgo en la arena política o incluso en el ámbito personal.

De hecho, diariamente todas las personas nos enfrentamos a momentos que requieren tomar una decisión u otra, más o menos trascendental. Aplicado al entorno político, normalmente estas decisiones son algo más profundas, al involucrar a un conjunto amplio de personas e impactar en su calidad de vida. Lo cierto es que, sea en los negocios, en la política o en el terreno personal, existen una serie de claves de liderazgo fundamentales y transversales a todos estos ámbitos. ¿Qué habilidades constituyen ese santo grial? Esto es lo que traté de descubrir en una reciente charla que mantuve con el ex primer ministro británico, David Cameron.

El ego debe contemplarse desde el colectivo. Un líder no debe considerarse increíble por sí mismo, sino por el equipo de personas que le rodea.

El equipo sobre el individuo

En la personalidad de cada líder existen multitud de variables y rasgos que influyen en su estilo de mando; sin embargo, Cameron me habló de tres principios que pienso que son irrenunciables y que conducen a tomar mejores decisiones: el equipo, el tiempo y el temperamento.

Tratando de buscar las mejores condiciones posibles, el equipo siempre debe estar por encima del individuo. El ego debe contemplarse desde el colectivo. Un líder no debe considerarse increíble por sí mismo, sino por el equipo de personas que le rodea. Por esta razón, configurar equipos de trabajo es clave para conseguir el éxito. Sucede en las empresas, en la política, en el terreno personal e incluso en el deporte. “Crea un equipo que haría cualquier cosa por ti, haciendo tú lo mismo por ellos”, viene a decir Cameron, que también incluye a personas no afines al líder.

No hay que ignorar a nadie. Este hecho pasa por tomar decisiones difíciles, sin huir de extremos. Es mejor construir puentes y trabajar sobre las posibles divisiones. Es más práctico buscar soluciones a las quejas que a las propias preguntas. Deje su orgullo a un lado, no se preocupe por su próximo nombramiento o reelección, nunca silencie a sus antagonistas y prepárese a negociar con ellos cuanto sea necesario. Solo así se consigue crear un equipo de garantía, diverso y que sepa afrontar los conflictos eficazmente.

En 1940, Winston Churchill estuvo discutiendo durante cinco largos días con su equipo sobre cómo combatir a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy las decisiones importantes se toman en tan solo diez minutos.

El tiempo y la falta de tiempo

Pasará tiempo hasta lograr un equipo perfectamente cohesionado. Precisamente, el tiempo es el siguiente gran elemento en la reflexión del que fuera huésped de Downing Street. Puede resultar obvio, pero este factor es muy trascendental a la hora de planificar un proyecto. Invertir en ello cuanto sea necesario puede desembocar en un mejor enfoque. Nuevamente se dan muchas variables, opciones y líneas de actuación que habrá que revisar una y mil veces con el equipo. La experiencia dice que la improvisación es mala compañera para ejercer un liderazgo eficaz.

Por ello, la mayoría de los planes estratégicos en las organizaciones están contemplados a largo plazo. Volviendo al terreno de la política, Cameron me recordó que, en 1940, Winston Churchill estuvo discutiendo durante cinco largos días con su equipo sobre cómo combatir a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. “La decisión más difícil que tuve que tomar fue enviar tropas al campo de batalla”, me aseguraba David Cameron. Sin el trasfondo de un conflicto bélico, hoy las decisiones importantes se toman en tan solo diez minutos, en parte como consecuencia de la falta de tiempo a la que tanto aluden muchos responsables de organizaciones en la actualidad. Aunque resulte tedioso, piense y dedique tiempo a tomar decisiones. Trate de luchar contra el estrés y estudie las posibles consecuencias de su dictamen.

En medio de la adversidad, trabaje sus habilidades “blandas”, como el humor, la diversión o la creatividad, para crear un mejor ambiente y ser una persona cercana.

El efecto espejo

Esto último enlaza con la otra clave a la que alude el ex primer ministro: el temperamento. Sentir la presión ante un conflicto o una gestión importante está en el abecé de un líder. Dominar una situación es, entre otras cosas, saber tener calma para afrontarla. De hecho, los jefes actúan como espejos ante sus equipos: si caen presas del pánico, las personas que tienen a su alrededor pueden hacer lo mismo, iniciándose una dinámica nada deseable.

No se rinda en las crisis, trabaje duro y transmita serenidad a las personas que le rodean. Céntrese en lo que realmente hay que hacer y dedíquele toda su energía. Eso le dará fortaleza y dotará a sus equipos de una mayor capacidad mental. En medio de la adversidad, trabaje sus habilidades “blandas”, como el humor, la diversión o la creatividad, para crear un mejor ambiente y ser una persona cercana. Hoy en día, las soft skills son más necesarias que nunca para adaptarse a la velocidad de los cambios.

Todas estas claves no aseguran el éxito porque no hay ciencia que pueda corroborarlo, pero sí garantizan una cultura y un liderazgo muy valorados hoy en día, sea como jefe, autoridad política, padre de familia o ser humano.

 

© IE Insights.

¿TE GUSTARÍA RECIBIR IE INSIGHTS?

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscripción a la Newsletter

ÚLTIMAS NOTICIAS

VER MÁS INSIGHTS